Anuncio

34-16. Dion Lewis fue la estrella que puso a los Patriots en la sexta final de la AFC

El mariscal de campo de los Patriots de Nueva Inglaterra New England Tom Brady (R) y el corredor Dion Lewis (2-d) celebran un touchdown, durante el partido ante los Texans de Houston, disputado en el Gillette Stadium de Foxborough (Massachusetts). EFE

El mariscal de campo de los Patriots de Nueva Inglaterra New England Tom Brady (R) y el corredor Dion Lewis (2-d) celebran un touchdown, durante el partido ante los Texans de Houston, disputado en el Gillette Stadium de Foxborough (Massachusetts). EFE

El corredor Dion Lewis, con tres “touchdowns”, se convirtió en la gran estrella y figura del partido de la serie divisional de la Conferencia Americana (AFC) que los Patriots de Nueva Inglaterra ganaron por 34-16 a los Texans de Houston.

Lewis, de 26 años, se convirtió en el primer jugador en la era del Super Bowl en conseguir tres “anotaciones” en un partido de la fase final de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) con pase por aire, regreso de un balón de entrega de los Texans, y acarreo por tierra.

El corredor de los Patriots, que fue el sexto jugador en la NFL que logra tres anotaciones en un partido de la fase final, hizo el primer “touchdown” con pase de 13 yardas que recibió del mariscal de campo Tom Brady, corrió 98 yardas en el regreso de un balón de entrega e hizo el tercero con un acarreo de una yarda.

La victoria permite a los Patriots (15-2) volver de nuevo por sexto año consecutivo --nueva marca en la NFL-- a la final de la AFC, que el pasado perdieron por 20-18 ante los Broncos de Denver, y este van a disputar ante el ganador del segundo partido de la ronda divisional, que mañana, domingo, disputen los Chiefs de Kansas City ante los Steelers de Pisttsburgh.

Al margen de quien sea el ganador, los Patriots tendrán la ventaja de campo y volverán a disputar el próximo partido en el Gillette Stadium de Foxborough (Massachusetts).

Esta vez, el legendario Brady no tuvo su mejor actuación frente a una gran defensa de los Texans, que acabaron la primera parte con sólo cuatro puntos abajo en el marcador (17-13).

Pero en la segunda no pudieron con el mayor potencial ofensivo de los Patriots y Brady concluyó el partido con 18 pases completados de 38 intentos para 287 yardas, hizo dos envíos de anotación y le interceptaron otros dos.

Brady, de 39 años, fue derribado dos veces en ocho oportunidades que tuvo la defensa de los Texans, y dejó en 68,6 el índice de pasador.

De nuevo, Brady tuvo como su objetivo preferido en la ofensiva de los Patriots al receptor abierto Julian Edelman que capturó ocho pases para 137 yardas.

El perdedor fue el mariscal de campo Brock Osweiler, que tuvo éxito con su juego de pases cortos en la primera parte al completar 13 de 20 para 83 yardas.

Pero en el segundo ya no pudo mantener la misma efectividad y concluyó el partido con 23 envíos completados de 40 intentos para 198 yardas, hizo uno de anotación y le interceptaron otros tres.

Osweiler fue también derribado tres veces dentro del paquete de protección en las 17 oportunidades que generó la defensa de los Patriots y colocó en 47,7 el índice de pasador.

Los Patriots cumplieron con todos los pronósticos de los expertos y el mundo de las apuestas que les daban con los grandes favoritos con más de 17,5 puntos de ventaja, un margen que nunca se había dado en Las Vegas desde la temporada de 1966.


Anuncio