Anuncio

Trabajadores rechazan nominación de Puzder y pedirán a Trump mejores salarios

El movimiento que demanda un salario mínimo de 15 dólares por hora criticó hoy duramente la nominación del magnate de la comida rápida, Andrew Puzder, como secretario de Trabajo y anunciaron que mantendrán la presión el futuro presidente, Donald Trump, para lograr mejores retribuciones. EFE/ARCHIVO

El movimiento que demanda un salario mínimo de 15 dólares por hora criticó hoy duramente la nominación del magnate de la comida rápida, Andrew Puzder, como secretario de Trabajo y anunciaron que mantendrán la presión el futuro presidente, Donald Trump, para lograr mejores retribuciones. EFE/ARCHIVO

El movimiento que demanda un salario mínimo de 15 dólares por hora criticó hoy duramente la nominación del magnate de la comida rápida, Andrew Puzder, como secretario de Trabajo y anunciaron que mantendrán la presión el futuro presidente, Donald Trump, para lograr mejores retribuciones.

Con carteles y cánticos en contra el ejecutivo, decenas de trabajadores se congregaron en Chicago (Illinois) frente al edificio federal donde tiene sus oficinas la Secretaría de Trabajo, mientras que en otras lo hicieron frente a restaurantes de la cadena CKE, que dirige Puzder desde el año 2000.

En los carteles se leía “Conozca a Andy Puzder: CEO de una economía amañada” y “Andy Puzder gana en un día más que yo en un año”, entre otros, en referencia a sus acusaciones de que el ejecutivo robar salarios y viola leyes laborales en sus empresas.

El activista Deivid Rojas declaró a Efe que el movimiento que iniciaron hace cuatro años para aumentar el salario mínimo a 15 dólares a nivel nacional se ha convertido en un “movimiento social”, y en los planes de los grupos que lo apoyan figura “redoblar las protestas masivas”.

“Sabemos que vamos a tener que luchar más, crecer y buscar nuevas alianzas para combatir a un gobierno hostil”, dijo Rojas, pero sin perder de vista que se trata de una campaña de trabajadores que nunca ha dependido de partidos políticos.

Puzder, que se presentará la próxima semana ante el comité judicial del Senado para su audiencia de confirmación, es un republicano conocido por sus ideas polémicas y su defensa de la desregulación laboral.

En declaraciones a periodistas y columnas publicadas en los principales periódicos del país, se ha manifestado en contra de elevar el salario mínimo federal por encima de 9 dólares por hora, a mejorar el pago de las horas extras y a los días libres por enfermedad.

La cadena CKE que dirige es propietaria de franquicias de comida rápida, como Carl’s Junior, Hardee’s y Green Burrito, y cuenta con más de 3.300 restaurantes en 28 países.

“Puzder representa lo peor del mundo empresarial”, dijo hoy en declaraciones recogidas en un comunicado Terrance Dixon, trabajador del restaurante Hardee’s de la ciudad de St. Louis (Misuri), quien cobra 9 dólares por hora.

“Si es confirmado como secretario de trabajo, eso significará que en los años de Trump en el gobierno se perpetuarán los salarios bajos y la discriminación”, agregó.

Según los críticos de Puzder, el magnate se opondría a que sus empleados tomen tiempo libre para comer o descansar, y habría declarado que preferiría reemplazarlos por máquinas “porque nunca toman vacaciones, jamás llegan tarde o se accidentan”.

“Yo no soy un robot y no cometo errores, pero necesito ir al baño y voy a demandar a quien sea si soy acosada en el trabajo”, dijo Jessenia Adame, empleada de Carl’s Junior en Austin (Texas), donde le pagan 9,50 dólares por hora.

Opinó que si Trump quiere recuperar la grandeza de Estados Unidos, como manifestó durante la campaña, debería nombrar a un secretario de Trabajo “que proteja a la gente como uno, no a los millonarios que nos roban salarios y nos quieren reemplazar por máquinas”.

Rogelio Hernández, empleado de la misma cadena, pero en Santa Mónica (California), declaró que los trabajadores no piensan “aflojar ni un minuto” con sus demandas, sin importar quién sea confirmado en la secretaría de trabajo en el nuevo gobierno.

“Si Trump va a ser el presidente de las corporaciones de comida rápida, en lugar de sus trabajadores, va a terminar en el lado equivocado de la historia”, agrega en el comunicado.

Rojas dijo que el movimiento “Fight for $15", que en cuatro años ha logrado aumentos para 22 millones de trabajadores, sabe que “las cosas se van a poner más difíciles” con Trump en la Casa Blanca.

“Nadie sabe lo que piensa Trump de verdad, pero no nos vamos a rendir, seguiremos luchando y manteniendo la presión en las calles”, aseguró el activista.


Anuncio