Anuncio

Arranca en Texas un Congreso con menos diversidad racial que la población

Dos tercios de los legisladores del Congreso de Texas, que arranca este martes su 85 sesión legislativa, son blancos, a pesar de que solo el 43 % de la población tejana es de esa blanca, según datos oficiales. EFE/ARCHIVO

Dos tercios de los legisladores del Congreso de Texas, que arranca este martes su 85 sesión legislativa, son blancos, a pesar de que solo el 43 % de la población tejana es de esa blanca, según datos oficiales. EFE/ARCHIVO

Dos tercios de los legisladores del Congreso de Texas, que arranca este martes su 85 sesión legislativa, son blancos, a pesar de que solo el 43 % de la población tejana es de esa blanca, según datos oficiales.

No obstante, se observan diferencias entre los dos partidos grandes: mientras solamente cinco de los 115 republicanos en la cámara tejana no son blancos, el Partido Demócrata cuenta con seis blancos en sus asientos en el Capitolio.

En total, de los 150 legisladores y 31 senadores que debatirán los proyectos de ley a partir de mañana, 34 son de origen latino, es decir, menos del 20 %, una representación alejada de la realidad ya que casi cuatro de cada diez habitantes del estado son hispanos, según la Oficina del Censo de Estados Unidos.

El estado de Texas estudiará a partir de mañana, 10 de enero, fecha en que se inicia la sesión legislativa estatal bienal, todos los proyectos de ley presentados en los últimos meses, que, de ser aprobados, entrarán en vigor a finales de agosto de 2017.

Las mujeres también están mal representadas en esta nueva legislatura, ya que únicamente uno de cada cinco representantes estatales son de género femenino, cuando más de la mitad de los habitantes de Texas son féminas.

Aunque no hay ninguna mujer latina que represente al Partido Republicano, nueve hispanas demócratas tienen su asiento en el Congreso tejano y una en el Senado.

En cuanto a la edad, los ciudadanos de la tercera edad son el único grupo cuya participación en la Legislatura es equivalente a su proporción global de la población.

Sin embargo, los jóvenes de Texas, de entre 20 y 34 años, que forman más del 30 % de la población del estado de la estrella solitaria, ocupan el 6 por ciento de los asientos del Capitolio.

De este modo, los grupos de mediana edad, de entre 35 y 49 años y de entre 50 y 65, están sobrerepresentados, ya que mientras son el 28 % y el 25 % de la población, respectivamente, cada uno de ellos ocupa un 39 % de la sala legislativa.

El legislador más veterano de la cámara, el republicano Tom Craddick, cumplió 73 años el pasado mes de septiembre, mientras que el más joven, el también republicano Briscoe Cain, tiene actualmente 31 años.

En resumen, el perfil tipo del legislador tejano es un hombre blanco de mediana edad, a pesar de que la realidad de la sociedad de Texas es una de las más diversas de los Estados Unidos.


Anuncio