Anuncio
Share

La ocupación hotelera en P.Rico cae un 4,7 % en 2016 hasta noviembre

La ocupación hotelera en 2016 en Puerto Rico hasta noviembre alcanzó el 69,9 %, una caída de 4,7 puntos porcentuales respecto al año anterior, provocada, principalmente, por la negativa publicidad sobre la incidencia del zika en la isla.

La presidenta de la Asociación de Hoteles y Turismo de Puerto Rico (Prhta), Clarisa Jiménez, señaló hoy a Efe que además del zika el hecho de que 2016 haya sido un año electoral en Estados Unidos -principal emisor de turistas hacia la isla caribeña- también ha influido en la caída.

Jiménez matizó que quedan todavía por conocerse los datos de diciembre, que se espera supongan una mejoría, ya que el intenso frío que desde comienzos de mes azota la costa este de Estados Unidos ha provocado una llegada superior a lo habitual de turistas en busca del calor caribeño.

La directiva destacó que ese hecho puede contribuir a que la cifra final de 2016 mejore.

“El año 2016 ha sido difícil, principalmente por el bombardeo del virus del Zika”, dijo Jiménez, para quien como aseguró es necesario proveer toda la información disponible sobre el asunto, pero sin que se cree una alarma innecesaria en los mercados emisores de turistas.

“Hasta noviembre las cifras se sitúan por debajo de 2015", subrayó Jiménez, tras recordar que el año que acaba en días comenzó con números de ocupación muy positivos que se truncaron en febrero, cuando comenzó a darse publicidad a los casos de zika en la isla caribeña.

Jiménez sostuvo que a partir de ese mes se lanzaron “mensajes alarmistas”, tanto desde Puerto Rico como por parte de las autoridades federales, lo que contribuyó a la caída de la ocupación.

No obstante, aseguró que es favorable a que se divulgue toda la información disponible sobre el zika para beneficio de turistas y residentes en la isla.

La presidenta de la Prhta mostró su optimismo de cara a los resultados del mes de diciembre y del año que ahora empieza, cuyos primeros meses coinciden con la temporada alta caribeña, época en la que principalmente los turistas estadounidenses aprovechan el frío invernal para acudir a las playas de Puerto Rico y de otros territorios de la región.

Jiménez destacó que las dificultades para atraer turistas son cada vez mayores, ya que actualmente cualquier destino tropical es un rival directo de Puerto Rico.

“Todo el mundo es competencia”, indicó, tras destacar que, por ejemplo, la vecina República Dominicana ha hecho un buen trabajo al diversificar su oferta y alejarse del antiguo “todo incluido” dirigido a turistas de menor poder adquisitivo.

Apuntó que en la región a República Dominicana se le unen como competidores territorios como Barbados o un poco más al norte Bahamas, todos con ofertas interesantes a las que tienen que hacer frente los hoteles de Puerto Rico.

Jiménez mostró su confianza en la capacidad competitiva de los hoteles de Puerto Rico, que como matizó están preparados para acoger tanto al mercado que busca el lujo como, por ejemplo, a través de la red de paradores, a quienes se interesan por opciones más económicas para pasar sus vacaciones en la isla caribeña.

“Los hoteles puertorriqueños han buscado cómo reinventarse y han llevado a cabo inversiones millonarias”, aseguró, tras insistir en que las instalaciones de la isla están a primer nivel mundial.

La información de la Prhta muestra que los meses de febrero y marzo -sin contar el de diciembre que todavía no se conoce- fueron los de mayor ocupación hotelera del año con un 78,3 y 78,2 % respectivamente, coincidiendo con la temporada alta caribeña.

El único mes que superó esas cifras fue julio con el 78,9 %, la época del año que coincide con las vacaciones de los puertorriqueños.


Anuncio