Anuncio
Share

106-95. Rose y los reservas dejan ganadores a Knicks; Ibaka brilla con doble-doble

Derrick Rose de los New York Knicks controla el balón durante un partido. EFE/Archivo

Derrick Rose de los New York Knicks controla el balón durante un partido. EFE/Archivo

El base Derrick Rose aportó 19 puntos y encabezó una lista de seis jugadores que tuvieron números de dos dígitos y en el partido que los Knicks de Nueva York ganaron por 106-95 a los Magic de Orlando.

Junto a Rose, los pivotes reservas, Kyle O’Quinn y el novato español Willy Hernangómez, también fueron decisivos en el triunfo de los Knicks (16-13) al dominar el juego interior y combinarse para 29 puntos.

O’Quinn logró doble-doble de 14 puntos y 16 rebotes, la mejor marca como profesional en esa faceta del juego, además de poner cinco tapones, que lo dejaron como líder del equipo.

Mientras que Hernangómez brilló también con un juego individual completo al conseguir 15 puntos, los mismos que tuvo el alero estrella Carmelo Anthony, que no mostró su mejor inspiración encestadora al fallar 12 de 17 tiros de campo.

Su falta de acierto encestador lo compensó Hernangómez que en los 21 minutos que disputó anotó 7 de 11 tiros de campo, incluido un triple en tres intentos, capturó cinco rebotes --tres ofensivos--, y perdió un balón.

La victoria fue la segunda consecutiva de los Knicks desde que tuvieron tres derrotas en fila y siguen en el tercer lugar de la División Atlántico.

El ala-pívot letón Kristaps Porzingis, que hizo de anfitrión al delantero del Atlético de Madrid, el francés Antoine Grizmann, presente en el partido disputado en el Madison Square Garden, donde recibió una gran ovación por parte de los aficionados, llegó a los 12 puntos.

Mientras que el factor sorpresa ganador junto con O’Quinn fue el base reserva Brandon Jennings que consiguió 12 asistencias en 22 minutos, su mejor marca como profesional.

“O’Quinn tuvo una gran actuación bajo los aros y en los tableros, mientras que Brandon (Jennings) también nos aportó una gran cantidad de asistencias”, declaró Jeff Hornacek, entrenador de los Knicks. “Otra vez un gran partido de nuestros reservas”.

Los Knicks, que estaban abajo en el marcador a falta de 6:13 minutos de haber comenzado el partido con parcial de 11-2, respondieron con racha de 16-5 para concluirlo arriba en el marcador 27-17 y mantener la ventaja el resto del camino.

A pesar de la derrota de los Magic (13-18), el ala-pívot hispano congoleño brilló como jugador más completo del equipo al conseguir doble-doble de 23 puntos y 10 rebotes.

Ibaka jugó 32 minutos en los que anotó 10 de 18 tiros de campo, incluidos 3 de 7 triples, no fue a la línea de personal, mientras que siete de los 10 rebotes fueron defensivos, dio una asistencias, puso un tapón y perdió tres balones.

Su aportación junto con los 21 puntos del escolta-alero francés Evan Fournier fueron los que mantuvieron a los Magic en el partido y a falta de menos de dos minutos para concluir el tercer periodo habían reducido la desventaja a sólo siete tantos.

Pero eso fue todo lo que pudieron conseguir los Magic, que a pesar de la derrota tienen ventaja de 52-51 en los enfrentamientos entre ambos equipos.

Al concluir el partido el gran centro de atención fue Anthony, quien junto a otros dos excompañeros cuando estaba con los Nuggets de Denver, el ala-pívot Kenyon Martin y el escolta J.R.Smith, ahora con los Cavaliers de Cleveland, fueron criticados con dureza por el entrenador George Karl, que acaba de publicar un libro sus experiencias en el banquillo.

Bajo el título “Furious George”, el exentrenador de los Nuggets considera que los tres jugadores eran poco profesionales, inmaduros y nunca respondían a las exigencias del equipo.

Concretamente de Anthony lo define en el libro como el mejor jugador ofensivo que ha dirigido, pero carecía del más mínimo esfuerzo y espíritu de sacrificio en cuanto al apartado defensivo.

“Para mi es irrelevante y no voy a hablar sobre el asunto”, comentó Anthony. “Tal vez cuando yo escriba mi libro ‘Staying Mello’. Nada me desilusiona ya, he superado la etapa de la decepción. Lo único que deseo es que encuentre la felicidad con lo que hace y con el libro. Espero que así sea, que se sienta más feliz”.


Anuncio