Anuncio
Share

Junta analizará con el futuro Gobierno de P.Rico el despido de funcionarios

La Junta de Supervisión y Administración Financiera para Puerto Rico analizará con Ricardo Rosselló, que se convertirá en gobernador de la isla el próximo enero, la posibilidad de despedir empleados públicos como una de las medidas para encauzar la economía del Estado Libre Asociado. EFE/ARCHIVO

La Junta de Supervisión y Administración Financiera para Puerto Rico analizará con Ricardo Rosselló, que se convertirá en gobernador de la isla el próximo enero, la posibilidad de despedir empleados públicos como una de las medidas para encauzar la economía del Estado Libre Asociado. EFE/ARCHIVO

La Junta de Supervisión y Administración Financiera para Puerto Rico analizará con Ricardo Rosselló, que se convertirá en gobernador de la isla el próximo enero, la posibilidad de despedir empleados públicos como una de las medidas para encauzar la economía del Estado Libre Asociado.

El presidente de la Junta, José Carrión, dijo hoy durante una conferencia con periodistas que es una de las opciones que presentarán a Rosselló para el próximo jefe del Ejecutivo “saque sus propias conclusiones” de cuáles son las medidas a tomar para que Puerto Rico salga de la crisis y solucionar el asunto de la deuda.

Las palabras de Carrión siguen a la divulgación hoy de una carta enviada por la Junta al gobernador saliente de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, y Rosselló en la que se informa de que las nuevas proyecciones apuntan a que bajo la Ley Promesa el Gobierno de Puerto Rico arrastra un déficit de 67.500 millones para los próximos 10 años.

El nuevo déficit estimado supone casi 10.000 millones de dólares más que los 58.000 millones originalmente proyectado en el Plan Fiscal del Gobierno presentado por García Padilla el pasado octubre a la Junta.

Carrión matizó hoy a la prensa que la cifra entregada inicialmente por el Gobierno no tenía en cuenta los requerimientos de la Ley Promesa, aprobada por el Congreso en Washington el pasado junio para atender la deuda de la isla y que establece la Junta, a la que queda supeditada el Gobierno de Puerto Rico.

Dijo que teniendo en cuenta los requerimientos de la Ley Promesa el déficit para los próximos 10 años alcanzará los 67.500 millones de dólares.

Carrión destacó que otro de los puntos que se va a analizar junto a Rosselló y su nuevo equipo de Gobierno es la posibilidad de privatizar empresas estatales, tras apuntar los nombres de la Autoridad de Puertos y la Corporación del Fondo del Seguro del Estado como corporaciones que fueron apuntadas para pasar a manos privadas.

Subrayó que otros de los puntos que se pondrá encima de la mesa en cuanto Rosselló asuma su cargo es la posibilidad de establecer Alianzas Público Privadas en empresas estatales de la isla.

“El Expreso -Autopista PR-22- y el Aeropuerto Luis Muñoz Marín los ponemos como ejemplo exitoso de Alianzas Público Privadas”, destacó Carrión.

En cuanto a la multimillonaria deuda que arrastra la isla, dijo que espera que se pueda llegar a un acuerdo con los acreedores, pero que todavía es pronto para saber hasta dónde pueden llegar las negociaciones.

Carrión aclaró que dada la magnitud de la deuda y la falta de liquidez del Gobierno es evidente que hay que reestructurar, lo que se hará bajo el Capítulo VI de la Ley Promesa que provee un mecanismo de negociaciones voluntarias con los acreedores.

Dejó claro que actualmente de lo que se dispone para salir de la situación es la Ley Promesa y que no ve “ambiente” en Washington para que se pueda llegar a otra solución, por ejemplo a través de la llegada de fondos federales.

El presidente de la Junta concluyó diciendo que la mala noticia divulgada hoy de un déficit estimado de casi 10.000 millones de dólares más que la cifra ofrecida por el Gobierno saliente de García Padilla es una dura realidad que hay que afrontar.

“La proyección actual cuadra con lo que la Ley -Promesa- requiere”, dijo, tras matizar que auditorías posteriores y gastos previstos para proveedores que no se tuvieron en cuenta la cifra presentada por el Ejecutivo de García Padilla son la razón de ese elevadísimo aumento de cerca de 10.000 millones de dólares.

Carrión resaltó que hay toda una serie de recomendaciones para sortear la situación apuntadas por la Junta que ahora deberán afrontar Rosselló y su nuevo equipo de Gobierno.

La publicación del contenido de la carta enviada a García Padilla y Rosselló llega después de que el lunes este último hiciera público que el Ejecutivo no dispondrá de fondos para pagar la nómina gubernamental del próximo mes de febrero, tal y como ocurrirá con varios municipios de la isla caribeña a comienzos de enero.


Anuncio