Anuncio
Share

Denuncian “total impunidad” por asesinato de activista Escobedo hace 6 años

Fotografía de archivo sin fechar que muestra a varias activistas, entre ellas Marisela Escobedo (tercera de izquierda a derecha) que durante años había realizado diversas manifestaciones para exigir el esclarecimiento de la desaparición de su hija Rubí Marisol, y quien fue asesinada el 16 de diciembre frente a Palacio de Gobierno de la ciudad de Chihuahua. EFE/Archivo

Fotografía de archivo sin fechar que muestra a varias activistas, entre ellas Marisela Escobedo (tercera de izquierda a derecha) que durante años había realizado diversas manifestaciones para exigir el esclarecimiento de la desaparición de su hija Rubí Marisol, y quien fue asesinada el 16 de diciembre frente a Palacio de Gobierno de la ciudad de Chihuahua. EFE/Archivo

Organizaciones civiles mexicanas denunciaron hoy que el asesinato de la activista Marisela Escobedo ocurrido en 2010 en la ciudad de Chihuahua “se mantiene en la total impunidad” y no hay investigaciones abiertas por las amenazas que han sufrido sus familiares.

“Nadie ha sido castigado por el asesinato de Marisela Escobedo y las evidencias que existen en el expediente y que señalan al autor material del homicidio no han avanzado”, afirmaron las asociaciones y activistas en un comunicado.

Escobedo fue asesinada el 16 de diciembre de 2010 cuando se manifestaba ante el Palacio de Gobierno de Chihuahua, capital del estado homónimo fronterizo con Estados Unidos.

De acuerdo con el documento, la recomendación emitida respecto al asesinato por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en octubre de 2013 continúa sin “ser cumplida a cabalidad”.

Además, señalan, no hay una investigación sobre las amenazas y agresiones que llevaron a la familia de la activista a solicitar asilo político en el extranjero.

Tras el asesinato de su madre, su hijo decidió huir a EE.UU. en busca de refugio y se trasladó a El Paso, donde vivió durante cuatro años hasta recibir el asilo político en Estados Unidos.

“Demandamos una investigación exhaustiva, imparcial y oficiosa del crimen de Marisela Escobedo y de todos los asesinatos de personas defensoras de derechos humanos que permanecen en la impunidad”, defendieron las organizaciones.

Asimismo, recordaron que Chihuahua es una de las regiones más peligrosas de México para los activistas, por lo que solicitaron las “medidas de protección necesarias” para que estas personas puedan ejercer su labor con seguridad.

Entre las asociaciones civiles que firman el comunicado se encuentran Centro de Derechos Humanos de las Mujeres, Justicia para Nuestras Hijas y la Cátedra Unesco de Derechos Humanos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), además de varios activistas a título personal.

Escobedo, en el momento de su muerte, reclamaba justicia para su hija de 17 años, cuyo cadáver fue encontrado diseccionado e incinerado.

Sergio Barraza Bocanegra, entonces pareja sentimental de la chica, confesó el asesinato después de ser detenido por las autoridades de Chihuahua, pero el 30 de abril de 2010 fue liberado por presuntos errores durante el proceso, y más tarde fue asesinado.


Anuncio