Anuncio
Share

Filial de Pemex venderá crudo del Estado obtenido en producción compartida

P.M.I. Comercio Internacional, filial de Petróleos Mexicanos (Pemex), será la encargada hasta finales de 2017 de vender los hidrocarburos que el Estado obtendrá mediante contratos de producción compartida, informó hoy la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH). EFE/ARCHIVO

P.M.I. Comercio Internacional, filial de Petróleos Mexicanos (Pemex), será la encargada hasta finales de 2017 de vender los hidrocarburos que el Estado obtendrá mediante contratos de producción compartida, informó hoy la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH). EFE/ARCHIVO

P.M.I. Comercio Internacional, filial de Petróleos Mexicanos (Pemex), será la encargada hasta finales de 2017 de vender los hidrocarburos que el Estado obtendrá mediante contratos de producción compartida, informó hoy la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

“CNH designó a P.M.I. Comercio Internacional como el comercializador del Estado para la venta de los hidrocarburos que recibirá de los contratos de producción compartida en el nuevo modelo derivado de la reforma energética”, indicó la institución en un comunicado.

El contrato fue firmado entre el presidente de la CNH, Juan Carlos Zepeda Molina, y el director de P.M.I Comercio Internacional, Isaac Volin Bolok, y tendrá vigencia hasta finales de 2017.

P.M.I. es una empresa filial de Pemex, creada en 1989 y dedicada al comercio de petróleo crudo y sus derivados, siendo el principal brazo comercial de Pemex en el mercado internacional.

“De acuerdo con la Ley de Hidrocarburos, corresponde a la CNH la contratación de la empresa encargada de vender el crudo y gas que las compañías petroleras entregarán al Estado como pago de la contraprestación por explotar los campos propiedad del Estado mexicano”, recordó el escrito.

Hasta la fecha las empresas que han firmado contratos de producción compartida con el Estado son: Sierra Oil & Gas en consorcio con Talos Energy y Premier Oil; ENI México; Hokchi Energy en sociedad con E&P Hidrocarburos y Servicios, así como Fieldwood Energy en consorcio con Petrobal.

Dichos contratos corresponden a aquellos adjudicados en la primera y la segunda fase de la llamada Ronda Uno petrolera, que abrió el sector a la iniciativa privada después de casi ocho décadas de monopolio estatal, y se enmarca dentro de la ambiciosa reforma energética puesta en marcha en 2014.

Los porcentajes de participación para el Estado van desde el 55,99 % hasta el 83,75 %, lo que significa que una vez determinada la utilidad de la producción, al Estado le corresponderán entre 55 y 83 barriles de petróleo para cada 100 extraídos.

Estos barriles se pondrán a disposición de P.M.I. para su colocación en el mercado nacional o internacional, señaló la CNH.

De la misma manera, una parte de la producción que derive de la migración de la asignaciones de Pemex a contratos para exploración y extracción podría ser entregada a P.M.I. si el modelo de contrato que se determine para dichas migraciones fuera de producción compartida.

La figura de comercializador del Estado solo aplica para los contratos de producción compartida, ya que en los contratos de licencia no se requiere la contratación del comercializador, porque los hidrocarburos son vendidos por el propio contratista y este da unas contraprestaciones al Estado en dinero.

Tal es el caso de los contratos adjudicados en la tercera convocatoria de la llamada Ronda Uno y la cuarta en aguas profundas, que incluyó el campo Trión.


Anuncio