Anuncio
Share

Centros de esquí de Colorado y Utah se unen para mantener a empleados latinos

Reconocidos centros de esquí de Colorado y en Utah anunciaron hoy el inicio de gestiones coordinadas ante las autoridades locales y federales para mantener la fuerza laboral latina, compuesta mayormente por inmigrantes. EFE/ARCHIVO

Reconocidos centros de esquí de Colorado y en Utah anunciaron hoy el inicio de gestiones coordinadas ante las autoridades locales y federales para mantener la fuerza laboral latina, compuesta mayormente por inmigrantes. EFE/ARCHIVO

Reconocidos centros de esquí de Colorado y en Utah anunciaron hoy el inicio de gestiones coordinadas ante las autoridades locales y federales para mantener la fuerza laboral latina, compuesta mayormente por inmigrantes.

Los alcaldes de Aspen, Snowmass Village y Vail y dirigentes de Carbondale y de Avon, todos ellos en Colorado, y de Park City, en Utah, indicaron en declaraciones por separado que toda medida que afecte la estabilidad de los trabajadores hispanos afectará también el funcionamiento de esos centros de esquí.

La implementación de “políticas inmigratorias restrictivas” causaría “una importante disrupción de nuestra economía”, afirmó en rueda de prensa Jack Thomas, alcalde de Park City.

Por su parte, el concejo municipal de Snowmass Village aprobó esta semana una resolución unánime en la que se indica que “se debe honrar la tradición de esta ciudad de inclusividad, respeto y amabilidad hacia todos”.

Y en Carbondale, unas 30 millas al sur de Aspen y donde viven muchos de los trabajadores de ese y otros centros de esquí, el jefe de policía local, Gene Schilling, sostuvo que no buscarán a “nadie para deportarlo”, una postura opuesta a la que se vivió en esa localidad en la segunda mitad de la década pasada.

Según estadísticas de Colorado Ski Country USA, una organización no lucrativa que agrupa a 21 centros de esquí de este estado, la industria del esquí genera anualmente casi 5.000 millones de dólares a la economía local y atrae a unos siete millones de turistas, nacionales y extranjeros.

En la actualidad, unas 46.000 personas trabajan a tiempo completo en los centros de esquí de Utah y de Colorado, comparado con 20.000 empleados en 2008, según la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos (USBLS).

Eso supone más de 1.900 millones de dólares en salarios para trabajadores en restaurantes, actividades recreativas, hoteles, tiendas de venta, servicios y otras actividades relacionadas con los centros de esquí.

La llegada de un gran número de trabajadores latinos inmigrantes a los centros de esquí de Colorado y de Utah comenzó a mediados de la década de 1990 y en la actualidad se estima que el 25 % de los empleados en esos centros es hispano, comparado con el 10 % de inmigrantes latinos en la fuerza laboral en general de esos dos estados.

En todos los casos, los alcaldes de los centros de esquí y ciudades vecinas indicaron que escribirán cartas a sus respectivos congresistas pidiendo la “protección de los derechos civiles” de los trabajadores inmigrantes.


Anuncio