Anuncio
Share

Durbin asegura que no habrá perdón para soñadores y defiende su proyecto ley

El senador demócrata por Illinois Richard Durbin discutió hoy con empresarios de Chicago el proyecto de ley Bridge Act que elaboró con el republicano Lindsey Graham, de Carolina del Sur, para extender por tres años la protección de la Acción Diferida a 744.000 jóvenes indocumentados. EFE/ARCHIVO

El senador demócrata por Illinois Richard Durbin discutió hoy con empresarios de Chicago el proyecto de ley Bridge Act que elaboró con el republicano Lindsey Graham, de Carolina del Sur, para extender por tres años la protección de la Acción Diferida a 744.000 jóvenes indocumentados. EFE/ARCHIVO

El senador demócrata por Illinois Richard Durbin discutió hoy con empresarios de Chicago el proyecto de ley Bridge Act que elaboró con el republicano Lindsey Graham, de Carolina del Sur, para extender por tres años la protección de la Acción Diferida a 744.000 jóvenes indocumentados.

Durbin descartó que el presidente Barack Obama vaya a decretar un perdón para los “soñadores”, y aseguró que “no hay un plan B” para proteger a los jóvenes indocumentados, más allá de su iniciativa conocida como Ley Puente (Bridge Act).

“Hemos investigado y explorado cada ángulo posible, y el presidente Obama resolvería esto rápidamente si estuviera a su alcance”, dijo en una entrevista con Efe hoy después de la reunión.

“El presidente no cree tener autoridad legal para decretar un perdón de este tipo”, afirmó Durbin, quien explicó que los perdones se usan para ofensas criminales y los indocumentados solamente son culpables de ofensas civiles.

“Si hubiera un perdón por ser indocumentado, al día siguiente la persona sería culpable de haber cometido nuevamente la misma ofensa”, dijo el legislador, porque “los antecedentes no se borran para siempre”, remató.

El proyecto de ley del Senado daría a los 744.000 beneficiarios actuales del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) un estatus de protección provisional y permisos de trabajo por tres años, además de sumar a otros 220.000 jóvenes indocumentados que son elegibles para el alivio de 2012 pero todavía no se inscribieron.

Según Durbin, existe una larga lista de coauspiciantes demócratas y republicanos para llevar adelante la iniciativa en el Senado, aunque admitió que la tarea de lograr apoyos es difícil y requiere un trabajo “muy agresivo”, cuando se reanuden las sesiones en enero.

Durbin y Graham integraron el “Grupo de los Ocho” del Senado que logró la aprobación de una reforma migratoria en junio de 2013, pero que luego fracasó en la Cámara de Representantes por falta de apoyo republicano.

Consultado si la nueva iniciativa correría el mismo riesgo, Durbin manifestó que las posibilidades del proyecto de ley “son buenas”, en particular porque parece que Trump está moderando su retórica contra DACA y estaría dispuesto a buscar una solución para los jóvenes indocumentados.

En la entrevista publicada por la revista Time, después de elegirlo como persona del año, el presidente electo Donald Trump explicó que, “desde un punto de vista humanitario es una situación muy difícil pero vamos a trabajar en algo para hacer que la gente esté feliz y orgullosa”.

Trump aseguró que los “dreamers” fueron traídos al país “a muy corta edad”, destacó que algunos fueron buenos estudiantes y otros tienen hoy “trabajos estupendos”, pero admitió que ahora “están en un limbo porque no saben qué va a pasar”.

“Espero que esto sea una tendencia, pero no podemos esperar para hacer algo”, dijo el senador, quien citó cifras recientes del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) que sitúan ahora en 800.000 a los beneficiados por el alivio migratorio de la Acción Diferida.

Durante la reunión de hoy, Durbin presentó a Carlos Robles, un emigrado de México a los 14 años, y a Manuela Barreneche, quien fue traída de Colombia por sus padres cuando solo tenía siete años.

Los dos estudiaron amparados por la protección de DACA y se especializaron en consultoría contable internacional y tecnología.

“Este país nos ha preparado muy bien para ser recibidos de brazos abiertos en cualquier lugar del mundo, pero no queremos irnos, sino continuar creciendo y aportando aquí", afirmó Robles.

Integrantes de la Coalición Empresarial de Illinois por la Reforma Migratoria señalaron en un comunicado que el proyecto de Ley Puente debe ser apoyado porque es “económicamente importante, moralmente correcto y políticamente inteligente”.

José Luis Prado, director ejecutivo de Evans Food, una empresa de alimentos de Chicago con más de 300 empleados, en su mayoría inmigrantes, dijo que los “soñadores” tienen la misma pasión “que yo tuve algún día para construir el futuro”.


Anuncio