Anuncio
Share

Grupo multisectorial protesta contra depósito cenizas al sur de Puerto Rico

Organizaciones multisectoriales unieron hoy sus fuerzas para protestar y crear un movimiento único contra un depósito de cenizas de carbón en el sur de Puerto Rico, que, consideran, afecta a la salud y el medio ambiente. EFE/archivo

Organizaciones multisectoriales unieron hoy sus fuerzas para protestar y crear un movimiento único contra un depósito de cenizas de carbón en el sur de Puerto Rico, que, consideran, afecta a la salud y el medio ambiente. EFE/archivo

Organizaciones multisectoriales unieron hoy sus fuerzas para protestar y crear un movimiento único contra un depósito de cenizas de carbón en el sur de Puerto Rico, que, consideran, afecta a la salud y el medio ambiente.

“Esta alianza es para protestar contra esta atrocidad que está ocurriendo allá. Este horror es hora de detenerlo”, resaltó en rueda de prensa José Manuel Díaz, líder del Comité Pro Salud, Desarrollo y Ambiente de Tallaboa, una de las tantas organizaciones que forman parte de la Campaña de Solidaridad en apoyo al campamento en Peñuelas.

En el Barrio Tallaboa Alta, sector del municipio de Peñuelas, es donde la empresa EC Waste, propietaria de Peñuelas Valley Landfill (PVL), almacena residuos de combustión de carbón para producir energía.

El depósito de las cenizas ha provocado durante alrededor de un mes manifestaciones a diario en Peñuelas por parte de residentes de la zona, quienes protestan por entender que la instalación supone un riesgo para su salud y el medioambiente.

EC Waste, mientras tanto, ha dejado claro que sus instalaciones tienen permisos de la Junta de Calidad Ambiental y la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA), además de planes de operación que permiten el manejo seguro de residuos de combustión de carbón.

La EPA ha determinado que cuando son utilizados o desechados en cumplimiento con los estándares federales aplicables, estos residuos no representan una amenaza para la salud pública.

“Eso es una fábrica de producir veneno para nuestras comunidades, y la nuestra no va a dar un paso atrás”, aseguró Díaz, quien dijo además que el grupo multisectorial se solidariza con otras plantas similares que hay en Puerto Rico, como en Guayama y Humacao, ambas al sureste de la isla.

El químico ambientalista Osvaldo Rosario agregó en la rueda de prensa que las cenizas tienen un alto contenido de toxicidad y composición de metales que son dañinos para la salud y hasta pueden crear efectos cancerígenos.

Rosario, profesor del Departamento de Química de la Universidad de Puerto Rico, dijo además que varias de las cenizas de la planta se recogieron y se enviaron a un laboratorio fuera de Puerto Rico, que confirmó que estas son radiactivas.

“Este problema de las cenizas se conoce por décadas y está confirmado por literatura que arrojaron niveles inaceptables de químicos que afectan directamente a la salud. No hay ningún nivel seguro cuando se aspiran esas cenizas”, enfatizó.

El grupo multisectorial, que lo componen civiles, religiosos, políticos, académicos, poetas, documentalistas, ambientalistas, empresarios, sicólogos, sindicalistas, médicos y representantes de la comunidad homosexual, firmó además un manifiesto solidario a favor de la salud y el medio ambiente de Puerto Rico.

El manifiesto se compone de seis puntos, entre ellos, uno que apoya el proyecto del Senado 340 de la senadora del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), María de Lourdes Santiago, quien también acudió a la rueda de prensa.

“Las cenizas son el asbesto del siglo XXI. El problema no es solo con la comunidad, sino que el estado está defendiendo sus intereses económicos”, aseguró Santiago, quien hace varias semanas fue arrestada por la Policía por negarle el paso a los camiones que trabajan en la planta de Peñuelas.

El proyecto legislativo de Santiago busca establecer una política pública sobre el vertido de las cenizas de carbón de cualquier residuo de combustión de carbón, y crear una ley para prohibir el uso de dichos restos en obras o en terrenos.

Es por ello que el grupo le solicitó a la Asamblea Legislativa y al gobernador, Alejandro García Padilla, “que el mismo sea aprobado sin enmiendas que menoscaben la intención fundamental de que se prohíba el depósito de cenizas de carbón en Puerto Rico”.

La senadora Santiago, no obstante, dijo que “no apostaría a la buena fe” de la Asamblea Legislativa, aunque se les delegaría a los dos nuevos miembros del PIP en la Legislatura, Juan Dalmau y Denis Márquez Lebrón, para que sigan trabajando en el proyecto.


Anuncio