Anuncio
Share

Muerte de manatíes por embarcaciones asciende a 98 en Florida, nuevo récord

Noventa y ocho manatíes murieron este año en aguas de las costas de Florida por accidentes con embarcaciones, lo que supone un nuevo récord, señaló hoy la Comisión para la Conservación de la Fauna y la Pesca (FWC). EFE/ARCHIVO

Noventa y ocho manatíes murieron este año en aguas de las costas de Florida por accidentes con embarcaciones, lo que supone un nuevo récord, señaló hoy la Comisión para la Conservación de la Fauna y la Pesca (FWC). EFE/ARCHIVO

Noventa y ocho manatíes murieron este año en aguas de las costas de Florida por accidentes con embarcaciones, lo que supone un nuevo récord, señaló hoy la Comisión para la Conservación de la Fauna y la Pesca (FWC).

Las estadísticas preliminares de la FWC contabilizan 472 manatíes muertos en aguas de Florida en 2016, 139 de ellos por causas indeterminadas y 72 por causas naturales.

Los 98 mamíferos muertos entre el 1 de enero y el pasado 2 de diciembre en las costas de Florida superan la cifra de 97 registrada en 2009, según las estadísticas del organismo, que detalla la muerte de 58 manatíes en el año 2015 y otros 45 en 2014 por accidentes con embarcaciones.

“Es muy preocupante. Invertimos mucho tiempo y esfuerzo en tratar de que la población de manatíes no esté en peligro de extinción y te encuentras con que se bate un récord de estos mamíferos muertos por la acción humana”, señaló al diario Sun Sentinel Pat Quinn, especialista y coordinador para la protección de manatíes del condado de Broward.

Los accidentes mortales de estos mamíferos suelen estar relacionados con las hélices o los motores de las embarcaciones.

Por ello, la FWC recomienda a los patrones de embarcaciones de recreo que usen gafas polarizadas al navegar, obedezcan las señales sobre control de velocidad y naveguen con cuidado cerca de los manatíes, cuya población en Florida asciende a unos 6.000 ejemplares.

Los manatíes, que viven tanto en aguas dulces como saladas, son muy sensibles a la bajada de las temperaturas. Cuando éstas bajan, suelen acercarse a la costa e incluso no es extraño verlos adentrarse en el continente por los ríos para cobijarse cerca de centrales y otras instalaciones que calientan el agua, lo que aumenta las posibilidades de que resulten heridos por embarcaciones.


Anuncio