Anuncio
Share

Estudiantes entregan firmas a CUNY pidiendo sea declarado santuario

Estudiantes indocumentados en Nueva York entregaron hoy firmas a la Universidad pública de la Ciudad de Nueva York (CUNY) pidiendo que esa institución se convierta en un santuario donde se sientan seguros. EFE/ARCHIVO

Estudiantes indocumentados en Nueva York entregaron hoy firmas a la Universidad pública de la Ciudad de Nueva York (CUNY) pidiendo que esa institución se convierta en un santuario donde se sientan seguros. EFE/ARCHIVO

Estudiantes indocumentados en Nueva York entregaron hoy firmas a la Universidad pública de la Ciudad de Nueva York (CUNY) pidiendo que esa institución se convierta en un santuario donde se sientan seguros.

“Indocumentados y sin miedo”, gritaba un grupo de jóvenes frente a la sede central de CUNY en Manhattan, donde realizaron una manifestación en apoyo a su reclamo, que también es el de miles de estudiantes indocumentados y profesores a través del país que han hecho la misma petición a sus instituciones educativas, entre ellas Harvard, Yale y Duke.

“Queremos que el CUNY sea declarado un santuario, que no otorgue información confidencial (de los estudiantes) a Inmigración ni permita redadas”, dijeron a Efe las mexicanas Yatziri Tovar e Isabel Mendoza, que cargaba una caja con las 1.500 firmas que ya han recaudado y que hoy entregaron a James Milliken, presidente de la institución desde 2014.

"Él nos atendió, dijo que evaluará las peticiones, que seguirá apoyándonos y trabajando con estudiantes indocumentados, pero no dijo que CUNY será un santuario. Necesitamos una declaración pública”, dijo a Efe Tovar, estudiante de Ciencias políticas y educación bilingüe, que se gradua el próximo mayo.

Los estudiantes habían ya enviado una carta a Milliken pero no han recibido una respuesta y hoy cumplimentaron su pedido con las firmas que según Tovar continuarán recolectando.

Miles de estudiantes universitarios indocumentados han realizado manifestaciones en el país para pedir a instituciones educativas que se declaren santuario, tras las advertencias del entonces candidato republicano y ahora presidente electo, Donald Trump, de derogar las acciones ejecutivas del presidente Barack Obama, que creó el programa DACA, del que se benefician estos jóvenes.

El Programa de Acción Diferida o DACA, creado en 2012, otorga a jóvenes indocumentados que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños un alivio contra la deportación y permisos de trabajo.

“Queremos que el CUNY cumpla con su promesa de brindar educación”, dijo por su parte Mendoza, una exestudiante indocumentada de la CUNY que acudió en apoyo de los “soñadores” o “dreamers” como se conoce a estos jóvenes.

La Universidad de Connecticut ya ha dicho que mantendrá su política de no preguntar el estatus migratorio, no detener a personas por ese estatus ni hacer arrestos por órdenes de autoridades federales y otras instituciones evalúan el reclamo de los “dreamers”.

Antonio Alarcón, estudiante del Queens College, que es parte del sistema CUNY, dijo que muchos estudiantes no saben si al regresar a clases el próximo año se encontrarán con agentes de Inmigración en sus centros de estudios.

En California se concentra el mayor número de indocumentados protegidos por el DACA.


Anuncio