Anuncio
Share

Activistas alarmados reclaman condena firme de Trump a ataques de odio

Activistas manifiestan alarma ante los ataques de odio contra latinos y musulmanes, que se han repetido durante este fin de semana, y piden al presidente electo, Donald Trump, una condena más firme a este tipo de comportamientos. EFE/ARCHIVO

Activistas manifiestan alarma ante los ataques de odio contra latinos y musulmanes, que se han repetido durante este fin de semana, y piden al presidente electo, Donald Trump, una condena más firme a este tipo de comportamientos. EFE/ARCHIVO

Activistas manifiestan alarma ante los ataques de odio contra latinos y musulmanes, que se han repetido durante este fin de semana, y piden al presidente electo, Donald Trump, una condena más firme a este tipo de comportamientos.

“Las palabras importan y las minorías están siendo blanco de la retórica de odio”, declaró hoy a Efe Janet Murguía, presidenta del Consejo Nacional de La Raza, la mayor organización hispana del país.

La activista dijo que el magnate Trump, que fue elegido como “el presidente de todos”, debe abandonar su actitud pasiva ante los ataques atribuidos a grupos supremacistas que apoyaron su campaña hacia la Casa Blanca, “responsabilizarse y reparar el daño causado”.

Según el informe “Diez días después”, presentado recientemente por el Southern Poverty Law Center (SPLC), se han documentado casi 900 ataques contra latinos y musulmanes en todo el país, que incluyen acoso verbal, mensajes, pintadas de esvásticas y agresiones físicas.

Richard Cohen, director ejecutivo de esta organización que se dedica a documentar crímenes de odio en el país, dijo que este es el momento para que Trump tome medidas para “cerrar las heridas”.

Se considera crimen de odio la discriminación de personas por su raza, religión, género, nacionalidad, discapacidad u orientación sexual.

Maribel Hastings, de America’s Voice, una organización que elaboró su propio “Mapa del odio de Trump”, dijo que la ola de violencia contra las minorías no se debe tomar a la ligera, “porque las consecuencias pueden ser desastrosas”.

Según declaró a Efe, aunque diversos sectores traten de “normalizar” la atmósfera prevaleciente antes y después de la elección de Trump, “la realidad es que su ascenso ha envalentonado a un sector de nuestra sociedad que promueve el odio racial”.

Recordó que durante la campaña electoral, el candidato republicano y sus voceros “satanizaron a los inmigrantes, a los mexicanos, musulmanes y otros grupos”, y promovieron “ideas falsas y teorías de conspiración con impunidad”.

En su opinión, fue sembrada la semilla del prejuicio que “alimentó el fuego de grupos de odio e individuos inestables de todo el país”.

En el “Mapa de odio de Trump” de Amerrica’s Voice se registra desde un incidente con una niñera latina, que fue atacada físicamente en un parque de San Francisco por un hombre que le gritó “no queremos latinos”, a gritos de “Poder a los blancos” y “Hail Victory”, en un desfile de Carolina del Norte.

Asimismo, el envío de cartas a cinco mezquitas de California, donde los musulmanes fueron llamados “hijos de satán” y “mugrientos”, y la destrucción del automóvil de una familia puertorriqueña, en West Springfield, Massachusetts.

Ibrahim Hooper, director de comunicaciones del Concejo para las Relaciones Islámico Estadounidenses (CAIR), también expresó alarma en un comunicado por los más de 100 incidentes ocurridos contra su comunidad desde la elección presidencial del 8 de noviembre.

“Los musulmanes estadounidenses, en particular aquellos que usan vestimentas religiosas, son un blanco de ataques cada vez mayor”, declaró.

CAIR, cuya misión es mejorar la comprensión del islám, fomentar el diálogo y proteger las libertades civiles, también dijo estar preocupado por la incorporación al equipo de transición del presidente electo de “individuos con antecedentes de islamofobia”.

Personas como Katharine Gorka, una columnista en sitios supremacistas de internet quien fue escogida para manejar la transición en el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), y K.T. McFarland, un columnista de la cadena de televisión conservadora Fox New, partidario de la guerra con Irán y del uso de la tortura, quien será subdirector de seguridad nacional.

“Esto pone de manifiesto nuevamente la aceptación de la intolerancia contra los musulmanes y las teorías de conspiración reinantes, que deberían ser desechadas de una vez por todas por el presidente electo”, dijo Hooper.


Anuncio