Anuncio
Share

Propietaria de club de Orlando donde se perpetró matanza no venderá el local

La propietaria de la discoteca gay Pulse, en Orlando (Florida), donde el pasado 12 de junio murieron 49 personas víctimas de un hombre armado que dijo actuar en nombre del Estado Islámico (EI), no venderá el club al Ayuntamiento de la ciudad, informaron hoy medios locales. EFE/ARCHIVO

La propietaria de la discoteca gay Pulse, en Orlando (Florida), donde el pasado 12 de junio murieron 49 personas víctimas de un hombre armado que dijo actuar en nombre del Estado Islámico (EI), no venderá el club al Ayuntamiento de la ciudad, informaron hoy medios locales. EFE/ARCHIVO

La propietaria de la discoteca gay Pulse, en Orlando (Florida), donde el pasado 12 de junio murieron 49 personas víctimas de un hombre armado que dijo actuar en nombre del Estado Islámico (EI), no venderá el club al Ayuntamiento de la ciudad, informaron hoy medios locales.

Barbara Poma, dueña del club Pulse, indicó en un comunicado que “no puede alejarse” del local y que planea crear un “santuario de la esperanza” en la propiedad para recordar a las víctimas del peor ataque con arma de fuego en la historia reciente de Estados Unidos.

El Ayuntamiento de Orlando, en el centro de Florida, había acordado ofrecer a Poma 2,25 millones de dólares por el club, una propuesta de compra que se someterá hoy a una votación final, recogió el canal News 6.

“He decidido no vender la propiedad de Pulse. Pulse significa mucho para mi familia y nuestra comunidad y no puedo abandonar. Siento que es mi deber asegurar un espacio permanente para que las próximas generaciones recuerden a las víctimas”, señaló Poma.

El “santuario” se convertirá en un lugar de “bienvenida para recordar a todos los afectados por la tragedia”, un proyecto en el que la empresaria quiere involucrar a las “comunidades impactadas, las familias de las víctimas y el sector privado y público” que desee participar.

El alcalde de la ciudad, Buddy Dyer, dijo en un comunicado que entiende la “increíblemente difícil decisión” de los propietarios y que espera que el local permanezca con un lugar de “esperanza” que honre a las víctimas.

La noche del 12 de junio, el estadounidense de origen afgano Omar Mateen, de 29 años, ingresó en la discoteca Pulse y disparó con un rifle de asalto contra los asistentes al local, donde se celebraba una fiesta latina.

Poco antes de ser abatido, en las conversaciones que mantuvo con el teléfono de emergencia 911 Mateen juró lealtad a Abu Bakr a-Baghadadi, el líder del grupo terrorista Estado Islámico, y pidió que EE.UU. deje de bombardear Siria.


Anuncio