Anuncio
Share

ONU pide actuar “más rápido y mejor” para conservar la biodiversidad global

El director ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Erik Solheim, habla en la reunión ministerial de la XIII Conferencia de las Partes del Convenio sobre Diversidad Biológica (COP13) hoy, viernes 2 de diciembre de 2016, en Cancún (México). La cumbre sobre biodiversidad adopta un "enfoque amplio" para enfrentar la pérdida de diversidad biológica, tarea en que el aporte de las comunidades "es clave", afirmó la directora legal de la agencia ambiental de la ONU, Elizabeth Mrema. EFE

El director ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Erik Solheim, habla en la reunión ministerial de la XIII Conferencia de las Partes del Convenio sobre Diversidad Biológica (COP13) hoy, viernes 2 de diciembre de 2016, en Cancún (México). La cumbre sobre biodiversidad adopta un “enfoque amplio” para enfrentar la pérdida de diversidad biológica, tarea en que el aporte de las comunidades “es clave”, afirmó la directora legal de la agencia ambiental de la ONU, Elizabeth Mrema. EFE

El director ejecutivo de ONU Ambiente, Erik Solheim, llamó hoy a actuar “más rápido y mejor” para proteger la biodiversidad del planeta y a reconocer la deuda con las comunidades indígenas en materia de conservación.

El objetivo de la Conferencia de las Partes del Convenio sobre Diversidad Biológica (COP13) que comenzó hoy en Cancún, en el Caribe mexicano, es proteger a la madre tierra y prevenir la destrucción de las especies como elefantes, tigres, orangutanes, jaguares o águilas.

“Tenemos que levantarnos y protegerlos, proteger el planeta”, afirmó el noruego en una entrevista con Efe en el marco de la reunión de alto nivel en la que participan más de 120 titulares de Medio Ambiente y de las carteras agrícola, forestal, pesquera y turística.

Solheim reconoció que hay importantes avances en la creación de áreas naturales protegidas en el planeta, pero destacó la necesidad de acelerar el paso y mejorar las acciones.

“Es un llamado para la economía global porque los ecosistemas y la naturaleza son la base de todas las actividades económicas”, afirmó.

A nivel conservación, estimó que uno de los principales retos está en los arrecifes de coral, “uno de los ecosistemas más importantes de la naturaleza”, que han resentido el impacto directo de la contaminación y se refleja en fenómenos como el blanqueamiento.

“Tenemos un inmenso desafío en el arrecife de coral, tal vez porque son menos visibles y están debajo del agua no se le había dado la importancia que tienen, pero es un ecosistema muy afectado”.

“Los arrecifes de coral tienen un gran impacto en la economía y en el turismo”, apuntó tras destacar que el valor económico de estos “cada año es igual a la producción de naciones como Tailandia o Nigeria”.

Entre los casos exitosos, el noruego mencionó el de Brasil, que ha logrado detener la deforestación del Amazonas en un 80 %.

“Es un éxito tremendo para detener el cambio climático y estamos seguros que países como Colombia, Ecuador y Perú harán lo mismo”, afirmó.

También aludió a Costa Rica, un país que aumentó la cobertura forestal en más de un 25 % en la década de los 90 y ahora supera el 50 %, lo que ha permitido desarrollar aún más el ecoturismo.

Solheim destacó que uno de los esquemas deben modificarse a nivel global es la socialización de los costos ambientales, pues mientras los beneficios de la explotación de los recursos naturales son privatizados, los costos son socializados y se extienden a varias generaciones.

“Una compañía puede ganar beneficios, pero los costos los cubren quienes pagan impuestos y la siguiente generación, esto tenemos que cambiarlo”, aseveró.

El titular de ONU Ambiente destacó que el mundo está en deuda con las comunidades indígenas en materia de conservación de especies animales y vegetales.

Ellos “protegieron plantas y animales de los que nos beneficiamos ahora; por ejemplo el aguacate, el tomate, el maíz, todas estas plantas desarrolladas por los pueblos indígenas de México”.

“Los pueblos indígenas han mantenido los ecosistemas, el camino ahora es proteger la vida y la situación que viven, al mismo tiempo que ayudarlos a lograr un desarrollo económico rápido; el turismo es uno de los sectores que puede beneficiar de la mejor manera a ambos”, puntualizó.

Bajo el lema “Integrando la Biodiversidad al Bienestar”, más de un centenar de ministros analizarán hasta mañana cómo integrar la diversidad biológica en sus actividades y alinear sus políticas, programas y planes con las del área medioambiental.

Revisarán los progresos realizados en la aplicación del Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020 y el cumplimiento de las metas mundiales de biodiversidad de Aichi (Japón), además de identificar acciones para cumplir con los objetivos a nivel nacional.

En la inauguración de los trabajos del segmento de alto nivel, el secretario mexicano de Medio Ambiente, Rafael Pacchiano, dijo que del encuentro saldrá una declaración ministerial que guiará las negociaciones de la Conferencia de las Partes, que inicia el domingo y concluye el 17 de diciembre.

La biodiversidad ofrece soluciones para afrontar los desafíos del desarrollo, pero “se requiere de la voluntad política y la colaboración de los pueblos indígenas y comunidades locales”, así como de la sociedad civil, sector privado y gobiernos nacionales y locales, aseveró.

En esta jornada los ministros expusieron experiencias como la de Etiopía en el desarrollo de bancos de semillas y restauración de ecosistemas degradados -donde se pasó de una cobertura forestal de 4 al 15 %- o la estrategia emprendida en Nueva Zelanda para liberar al país de depredadores en 2050.

Los delegados resaltaron la necesidad de concienciar a la población sobre la importancia de preservar la biodiversidad e incorporar a las comunidades locales y a los sectores productivos en dichos esfuerzos, dado que las políticas actuales no bastan ante la vertiginosa pérdida de la biomasa.


Anuncio