RUSIA 2018: Estas son las mejores y peores mascotas de los Mundiales hasta el momento

Desde 1966, las mascotas se convirtieron en una tradición de los Mundiales.  Para muchos, estos personajes son parte de la diversión que genera la fiesta del futbol, sin embargo, en algunas ocasiones sus mensajes son más fuertes que la imagen amable que proyectan. 

A pesar que cada país espera enviar un mensaje en esa singular representación, no todos han hecho un buen trabajo de transmitirlo en los últimos 14 mundiales.  Sin embargo, hay quienes sí lo han logrado.

A continuación les presentamos las mejores y peores mascotas de los Mundiales que lograron o fallaron transmitir ese mensaje.

Las mejores:

World Cup Willie (1966): El león Willie fue la mascota, del Mundial de Inglaterra 1966, que lo empezó todo.  Los detalles de su creación fueron cuidadosamente seleccionados y de alguna manera marcaron la pauta para el resto de los anfitriones que desarrollarían este evento en sus territorios. Entre los detalles destacables está la cabellera de Willie, que fue inspirada en los Beattles.  Además de que el león es un símbolo importante para esa nación.

Pique (1986): Dicen que las segundas versiones no son siempre tan buenas, pero en esta ocasión, México le atinó en 1986 a su nueva oportunidad de crear una mascota realmente representativa y supo divertirse al hacerlo. El jalapeño Pique vistió un sombrero de charro y, alejándose del niño Juanito que sirvió como la mascota de 1970, portaba un bigote para demostrar su madurez.  El verde simbolizaba todo el sabor mexicano y la pasión del futbol.

Zakumi (2010): El leopardo Zakumi nació el 16 de junio de 1994, año en que los derechos de igualdad fueron asegurados en Sudáfrica, además que ese día se celebra el Día de la Juventud. La celebración de ese día se lleva a cabo por la insurrección de estudiantes sudafricanos en las calles de Soweto en 1976.  En una serie de demonstraciones y protestas, alrededor de 20,000 estudiantes que estaban en contra de la introducción del idioma Afrikaans como medio de enseñanza en las escuelas locales, fueron brutalmente atacados por la policía de ese país. Alrededor de 700 estudiantes fueron asesinados.

Las peores:

Gauchito (1978): Después de los Mundiales de 1970 y 1974, en la que México y Alemania usaron a niños para ser sus mascotas, Argentina tuvo el tiempo suficiente para ser más creativo cuando le tocó su turno.  Basado en los vaqueros gauchos, la tierna imagen de un niño, Gauchito, era similar a los Mundiales anteriores. La mascota era un chico que vistió el uniforme de la selección, con un sombrero, además de adornado con un pañuelo y sosteniendo una rastra.

Ciao (1990): Hecho de bloques tricolores, la figura de Ciao no es la más creativa, especialmente cuando se llevó a la vida real.  Inspirada en la idea que Italia es la tierra de donde provienen varios de los más grandes artistas en la historia, los creadores no dieron la talla.  Seguramente Leonardo da Vinci, Michelangelo, Tiziano, Caravaggio, Boticelli, entre otros, no hubieran aprobado la falta de imaginación y le dirían “arrivederci” a Ciao. 

Spheriks (2006): Los Spheriks son unas “criaturas mágicas” que tienen su versión de futbol llamada “Atmoball”.  Los personajes del Mundial de Corea y Japón son descritos como partículas de energía que se transmiten de la afición a los jugadores en la cancha.  Aunque la ideología es interesante, se inmersa en cuestiones científicas que realmente a muy pocos le interesa, además de que no son visualmente atractivas.

Sigue a Jad en Twitter, Instagram y Facebook: @jadelreda

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°