Río 2016: Katie Ledecky escribe su nombre con letras de ORO

La natación olímpica busca una reina y la estadounidense Katie Ledecky se perfila como monarca absoluta de Río 2016, tras responder al reto lanzado por la húngara Katinka Hosszu, con oro en la prueba de los 400 libres con récord del mundo incluido.  

Un oro que también colgó del cuello de Katie, que con su triunfo en los 400 libre dio el primer paso en su intento de emular los tres oros que logró su compatriota Debbie Meyer en los 200, 400 y 800 libre en los Juegos de México 1968, al proclamarse campeona olímpica del doble hectómetro.

Para ello, la nadadora estadounidense, de tan sólo 19 años, tuvo que rebajar en casi dos segundos el récord del Mundo que ella misma poseía con un crono de 3:58.37 desde los Pan Pacifics disputados en 2014 en Australia, al firmar en el estadio acuático de Río un crono de 3:56.46.

Una marca que no sólo sirvió para convertir a Ledecky en la primera mujer en la historia en bajar de lo 3:57 minutos, sino además para imponerse con absoluta claridad a todas sus rivales en una final que la estadounidense nadó prácticamente en solitario.

Tal y como atestiguan los 4,77 segundos en los que aventajó a la segunda clasificada, la británica Jazz Carlin que se colgó la plata con un tiempo de 4:01.23, y los 5.46 en que distanció a su compatriota Leah Smith, bronce con un registro de 4:01.92.

Un aplastante triunfo que permitió a Ledecky, que ya se proclamó campeona olímpica hace cuatro años en Londres en los 800 libre, sumar su segunda medalla, la primera de oro, en Río, tras la plata que logró el sábado con el relevo estadounidense de 4x100 libre.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°