Anuncio
Share

Gana México ‘podio’ en pretextos

RIO DE JANEIRO, BRAZIL - AUGUST 10: Rommel Pacheco (R) of Mexico talks to an official in the Men's Diving Synchronised 3m Springboard Final on Day 5 of the Rio 2016 Olympic Games at Maria Lenk Aquatics Centre on August 10, 2016 in Rio de Janeiro, Brazil. (Photo by Adam Pretty/Getty Images) ** OUTS - ELSENT, FPG, CM - OUTS * NM, PH, VA if sourced by CT, LA or MoD **
RIO DE JANEIRO, BRAZIL - AUGUST 10: Rommel Pacheco (R) of Mexico talks to an official in the Men’s Diving Synchronised 3m Springboard Final on Day 5 of the Rio 2016 Olympic Games at Maria Lenk Aquatics Centre on August 10, 2016 in Rio de Janeiro, Brazil. (Photo by Adam Pretty/Getty Images) ** OUTS - ELSENT, FPG, CM - OUTS * NM, PH, VA if sourced by CT, LA or MoD **
(Adam Pretty / Getty Images)

El Tri y la pareja de clavadistas Rommel Pacheco-Jahir Ocampo se sumaron ayer a la lista de atletas mexicanos con perspectivas de medalla en Río 2016 que quedaron cortos a las expectativas.

Transcurridas cinco jornadas de competencias de los Juegos Olímpicos, la delegación mexicana todavía no consigue presea, y 46 de los 126 deportistas que la integran ya quedaron eliminados.

Entre quienes estuvieron por debajo de las expectativas figuran la Selección de futbol, la arquera Aída Román, los boxeadores Joselito Velázquez y Lindolfo Delgado, y las tres parejas de clavados sincronizados.

No han faltado los pretextos como el jueceo, el viento o hasta una lámpara que sacó de concentración a los deportistas para tratar de explicar los resultados desfavorables, que tienen un trasfondo más complejo.

Los resultados en las competencias son el reflejo de la disfuncional estructura del deporte mexicano, soportado por una legislación débil y ambigua.

El dirigente de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, Alfredo Castillo, lleva el año y fracción de su gestión en pugna con Carlos Padilla, dirigente del Comité Olímpico Mexicano, y con algunas federaciones deportivas, que como asociaciones civiles actúan bajo estatutos creados por ellas mismas.
Algunas de éstas tienen a dirigentes que se han eternizado en sus cargos, con programas de trabajo improductivos en su mayoría, uso inadecuado de recursos y nula fiscalización.

Además, en los resultados de los deportes de apreciación como los clavados, el nado sincronizado, la gimnasia o el boxeo, las relaciones de las autoridades deportivas o federaciones de un país con los dirigentes internacionales llegan a tener peso en el rigor con que se califica a los atletas en eventos de la exposición y envergadura de los Juegos Olímpicos.

La buenas relaciones se capitalizan, las malas se pagan.

En ese contexto se explica la reacción que tuvo ayer Castillo en twitter, cuando los jueces no dejaron repetir el clavado en que una lámpara desconcentró a los mexicanos: “Las represalias por no regalar 15 millones de dólares ahí están”, escribió.

La Conade y la Federación Internacional están en un proceso jurídico por el que México se niega a pagar una multa de 5 millones de dólares por desistirse de organizar los Mundiales de Natación de 2017 y exige que se le devuelvan los 10 millones que ya había desembolsado.

En este país, las medallas olímpicas normalmente llegan o han llegado por excepcionales esfuerzos individuales y no por programas de trabajo sistemáticos.

De los deportistas señalados como candidatos a medalla aún faltan por participar la marchista Guadalupe González, el triatleta Crisanto Grajales, las pruebas de clavados individuales y los cuatro exponentes de taekwondo, incluyendo a la doble medallista olímpica María del Rosario Espinoza.


Anuncio