Anuncio

La salvadoreña Celeste Thompson busca crear un nuevo récord Guinness al escalar el Kilimanjaro

(Armando García Parra)

Celeste Thompson describe que era una niña muy activa y no tenía problemas de obesidad. Pero señala que siempre fue de contextura más grande y alta, a comparación de sus compañeras de clase en la escuela.

La salvadoreña refleja que durante su desarrollo muchos le decían que era “grande o muy obesa” y por eso creció pensando que era de esa manera. Sin embargo, hoy vuelve a ver sus fotos recordando esos días y considera que realmente era una chica “de tamaño normal”, pero “la gente la veía con diferentes ojos”. “Era una chica con muchas curvas pero no era obesa”, aseguró Thompson a HOY Deportes.

En la actualidad, Thompson está a punto de crear un nuevo récord Guinness como “la primera mujer obesa o de talla grande” en escalar los 19,340 pies sobre el nivel del mar de la montaña Kilimanjaro (aquí puede ver su progreso en Instagram: @fatgirlforthefitsoul), situada en el noreste de Tanzania.

Creció con su madre y su hermano en Santa Ana, El Salvador, en donde señala haber tenido una vida relativamente normal y no fue hasta llegar a Estados Unidos en 2008 que todo cambió.

La cultura en particular se le hizo extremadamente diferente lo que pudo aportar a su depresión mientras vivía en Kentucky.

Thompson, quien aún conserva su apellido de casada por cuestiones legales, considera que la razón principal por la que subió de peso fue por un matrimonio “algo difícil”.

“Hay un estigma que la gente de sobrepeso no es feliz, pero más bien son situaciones que te pasan en la vida que te llevan a esos extremos”, explicó la residente de Los Ángeles. “No iba al gimnasio porque te sientes presionada o salir a la calle”.

En 2012, Thompson trabajaba para una aerolínea y debido a su trabajo se mudó a Maui, Hawai, en donde vivió cinco años y es ahí en donde conoció el hiking. El vivir en Maui le permitió explorar la isla gracias a la cantidad de turistas que visitaban el lugar.

Aunque ella daba indicaciones a los excursionistas de qué sitios visitar, la salvadoreña realmente nunca había hecho una exploración de sus alrededores. Hasta que un día decidió hacerlo.

“Siempre veía a los turistas tan contentos y yo siendo una persona de talla grande, que nunca había hecho hiking… fue intimidante, pero tenía que romper ese miedo”, recordó. “No tenía idea de qué usar, qué equipo tener para caminar. Hice una búsqueda en internet y fue así como empecé a involucrarme”.

En su primer intento, después de estacionar su auto, Thompson titubeó para seguir adelante y empezar el nuevo reto que definiría su vida.

“Estuve a punto de regresar, me dije ‘bueno, por lo menos llegué al estacionamiento, me puedo ir al apartamento y nadie me obliga a quedarme’, pero decidí hacerlo y pude terminar el camino de Lahaina Pali Trail, que tiene un camino empinado, resbaloso y rocoso”.

Llegar a la cima causó en ella una sensación de satisfacción y de empoderamiento. Al día siguiente de ese logro, sus compañeros de trabajo, que incluían pilotos, mostraron estar sorprendidos y dieron su apoyo a Thompson. “Al día siguiente, mi cuerpo me dolía, no lo voy a negar, pero la sensación fue increíble. Fue cuando aprendí que es tu mente realmente el que te lleva, no tu cuerpo”.

Eventualmente sus compañeros de trabajo, algunos que además eran nativos de la isla y que nunca habían explorado el área, se motivaron para acompañarla en los diferentes caminos y practicar el hiking. Thompson asegura haber hecho casi todos los “trails” de la isla después de su primer reto.

Desde ese momento, Thompson entendió más el deporte, conquistando nuevos logros, siendo en 2017, el más grande ellos cuando decidió por primera vez escalar diferentes rutas en distintos estados del país y sin acompañante.

“Fui a Montana y llegué a un parque que estaba cerrado, era un día festivo, caminé sola por primera vez. Montana es famoso por osos y otros animales, entonces sentí que pude conquistar eso. Aprendí muchas cosas de mí”.

El 2 de marzo, comenzará una prueba aún más difícil cuando inicie su camino de seis días hacia el tope de la montaña más alta en África, Kilimanjaro. Durante su travesía irá acompañada con guía para el camino, ya que la ley exige la presencia de un experto para la ruta.

Thompson dijo que vaticina complicaciones en el camino ya que el escalar este tipo de alturas puede causar problemas a la salud. Más allá del récord Guinness, Thompson quiere dejar una huella.

“No importa que tan en forma estés, te puede afectar”, dijo Thompson, de 34 años de edad. “Entrené en la altura de Oregón, en Portland, y no quiere decir que por eso no me afectará, por el contrario debo estar lista por lo que puede pasar”.

El camino no fue fácil

Thompson vive con su madre, de quien recibe mucho apoyo y quien también practica el deporte en algunas ocasiones con ella. Incluso ha sido parte de algunas aventuras como en Utah y Mammoth Lakes en California.

Ella explicó que aprender el deporte fue algo totalmente diferente pues nunca estuvo expuesta a ello en su vida mientras crecía en su país.

“Nunca hicimos hiking en El Salvador, no creo que es parte de la cultura el hacerlo”, dijo Thompson. “Cuando le digo a la gente que hago hiking, es muy difícil convencerlos y es agotador tener que explicarles porque mucha gente tiene esta imagen de que tienes que estar muy delgado y saludable para hacerlo. Ser delgado no equivale automáticamente a ser saludable, cuando muchos no son tan activos”. Thompson dijo que desde un inicio se sintió intimidada porque no encajaba en ese perfil.

“A nadie le gusta ser juzgado, que los vean, pero me puse en esa posición incómoda para romper con los estereotipos”, puntualizó. “Es difícil cuando entras a una tienda especial para este tipo de deportes y solo encuentras tallas para gente muy delgada, en raras ocasiones encuentras algo para gente de talla más grande”.

Sigue a Jad en Twitter, Instagram y Facebook: @jadelreda

 


Anuncio