Anuncio

Rams SOBREVIVEN una explosión ofensiva; doblegan a Chiefs en duelo de altos quilates en el Coliseo

(AP)

Excelso.

Así es la mejor manera de describir lo que pasó en el partido de lunes por la entre los Rams de Los Ángeles y los Chiefs de Kansas City.

La pérdida del Estadio Azteca y la afición mexicana fue ganancia para los 77,002 seguidores angelinos que llegaron al Coliseo de Los Ángeles con poco tiempo de anticipación después de que la NFL optó por quitarle el juego al “Coloso de Santa Úrsula” las malas condiciones de la cancha.

En un choque en donde dos ofensivas de elite de la liga lucieron todo su poderío para incendiar la pizarra como si fuera una maquinita de Las Vegas e intercambiar la ventaja siete veces, los ‘Carneros’ salieron airosos con un marcador de locura, 54-51.

Pese a perder el ovoide dos vece, el mariscal de los Rams (10-1), Jared Goff, fue uno de los principales artífices del resultado. Terminó la noche completando 31 de 49 pases para 413 yardas con cuatro touchdowns. Consiguió la anotación de triunfo abajo 47-51 con solo 1:56 por jugar.

Culminó una serie de seis jugadas tras conectarse con el tight end en un pase por el costado derecho con Gerald Everett para una anotación de 40 yardas que hizo estallar su afición, la cual no paraba de ondear toallas blancas en señal de su alegría.

A la defensiva, si bien concedieron más del medio centenar de puntos, los Rams produjeron jugadas claves que le ayudaron a inclinar la balanza a su favor. El linebacker Samson Ebukam tuvo una noche ensueño al anotar dos touchdowns. En el segundo cuarto retornó un balón perdido y en el tercero terminó en la zona de anotación tras interceptar un pase de Patrick Mahomes y recorrer 25 yardas.

El quarterback sensación de esta temporada tendría un par de intercepciones más que resultaron ser aún más dolorosas. Las dos ocurrieron en las últimas dos series ofensivas de los Chiefs (9-2) que se dieron dentro del minuto 1:49 que le restaba al partido cuando los visitantes trataban de remontar el 54-51.

Primero un viejo conocido de Kansas City, el esquinero Marcus Peters que fue traspasado a los Rams este verano, atrapó un pase que iba hacia Chris Conley en propia yarda 26.

Pero la defensa de los Chiefs logró que los locales les devolvieran el ovoide con los solo :50 por jugar. Desde su yarda, 12 Mahomes y compañía intentaron darle otra vuelta al marcador, sin embargo, en la cuarta jugada de la serie, el safety Lamarcus Joyner le puso punto final al asunto pescando un “pase de ave maría” en su yarda 28 que iba destinado para veloz receptor Tyreek Hill, que ya llevaba dos touchdowns en su cuenta, incluyendo uno de 72 yardas.

Aun con sus desatinos, Mahomes se fue a casa con estadísticas extraordinarias. Completó 33 de los 46 pases que intentó para 478 yardas y seis anotaciones.


Anuncio