Anuncio
Share

FC Dallas sorprende al Galaxy en Carson y lo elimina de la U.S. Open Cup

Galaxy cae ante FC Dallas en el U.S. Open Cup.

Galaxy cae ante FC Dallas en el U.S. Open Cup.

(Kelvin Kuo / USA Today Sports)

El LA Galaxy presumía de 17 partidos invictos en casa en juegos de la U.S. Open Cup. Una dura misión para el FC Dallas, que además llegaba al StubHub Center para evitar el avance de los galácticos a la final de este torneo.

La habilidad de Giovani Dos Santos, quien entró de cambio hacia el final partido, fue crucial en los tiempos extras para darle lo que parecía era una victoria al onceno galáctico, pero Dallas tenía otros planes. El delantero mexicano provocó el penal que cobró Mike Magee y vencían al FC Dallas 1-0 en el StubHub Center.

Cuando el Galaxy cantaba victoria, un gol de cabeza de Matt Hedges revivió a su equipo en el segundo tiempo extra y finalmente celebraron el pase a la final con otro gol similar de Victor Ulloa. El resultado de 2-1 le dio el triunfo a los del colombiano Oscar Pareja.

“Íbamos bien pero nos voltearon el partido al final, nos ha dejado un mal sabor de boca”, dijo el mediocampista galáctico Raúl Mendiola después del partido.

La última derrota del Galaxy en casa fue en el 2000 cuando había caído contra el Chicago Fire. El New England Revolution es el otro finalista tras vencer en la noche del martes al Fire.

El conjunto de Bruce Arena esperaba continuar con el impulso de haber goleado al Seattle Sounders en cuartos de final y esperaba seguir su dominio ante los tejanos.

Desde temprano el Galaxy buscaba ejercer la presión sobre la visita y no dejarlo salir de su territorio apostando al error defensivo.

La oportunidad más clara del primer cuarto de hora llegó cuando Alan Gordon se desprendió por la derecha y quedó mano a mano con el portero Chris Seitz, a quien logró vencer pero Atiba Harris salvó en la raya.

Seitz se convertiría en el salvador de Dallas al evitar a los 21 minutos otra clara opción de los galácticos. El capitán Magee se escabulló entre la defensa para quedar de frente ante el portero y este reaccionó rápidamente para bloquear el disparo y evitar la celebración local.

Tuvieron que pasar 30 minutos para que Dallas tuviera su primera llegada al arco de Brian Rowe, quien no había tenido participación en el juego hasta el momento pero reaccionó bien al contragolpe al detener el disparo del argentino Maximiliano Urruti.

Rowe volvió a ser exigido tras un potente disparo de Maynor Figueroa desde fuera del área a un minuto de que finalizara el juego y así se fueron al descanso, 0-0.

Para la segunda mitad, sabía que si aspiraba a llegar a la final de la U.S. Open Cup y reclamar un tercer título en la historia del torneo, tenía que poner aún más presión en su rival. El delantero galáctico Emmanuel Boateng se convertía en un dolor de cabeza para la defensa rival, pero sin mucha suerte y con el agotamiento de un riguroso partido.

El entrenador Bruce Arena decidió poner toda la carne en el asador y mandó al terreno al mexicano Dos Santos y al seleccionado estadounidense Gyasi Zardes para disputar los últimos 20 minutos buscando la apertura del marcador que evitara los penales.

“Es frustrante por la manera como termina el partido”, dijo Arena. “Cuando tienes a un árbitro que no añade tiempo extra durante los 90 minutos regulares, luego agrega cualquier cantidad a los 120 de tiempo extra… es frustrante y no entiendes cuál es la manera como interpretan ese tiempo de más”.

El conjunto de Pareja tenía muy en claro la peligrosidad del delantero mexicano y a toda costa buscaba evitar que el jugador entrara en ritmo al hacerle la doble y hasta tres marcas.

Segundos antes del final, en combinación con Zardes, Baggio Husidic lanzó un disparo que pasó rozando el poste superior de Seitz.

El juego se fue a los tiempos extras y Arena hizo su último cambio al mandar al argentino Sebastián Lletget en reemplazo de Raul Mendiola.

Dos Santos aprovechó a los 101 minutos del primer tiempo extra un descuido de la defensa del Dallas y al llegar a la última instancia, el portero Seitz lo tocó abajo para la falta y el árbitro decretara la pena máxima. Magee se encargó del disparo y abrió el marcador tras engañar al portero quien se lanzó a su derecha para ver cómo el balón iba al otro lado. Era el 1-0 que finalmente parecía lapidario.

Sin embargo, Dallas no se daba por vencido y al minuto 116 anotó el empate por medio de un cabezazo de Matt Hedges asistido por Mauro Díaz en un tiro de esquina. Era el 1-1 y cada vez estaban más cerca los penales.

Pero Ulloa aprendió del cabezazo de Hedges y repitió la fórmula con Díaz para sorprender al Galaxy en su casa y eliminarlo de la U.S. Open Cup. Fue el 2-1 definitivo.


Anuncio