Anuncio

Raúl pide a EEUU trabajar con futbolistas desde pequeños

(Albert Pérez)

A más de un año de que se retiró de las canchas profesionales jugando con los Cosmos de Nueva York de la North American Soccer League (NASL), la leyenda del Real Madrid, Raúl González, aún sigue trabajando dentro del futbol estadounidense con el objetivo de ayudarlo desde los cimientos.

Raúl actualmente se desempeña como embajador de La Liga en su acuerdo de trabajo con US Club Soccer, una organización independiente con cerca de 470,000 miembros cuyo propósito es fomentar el crecimiento y el desarrollo del balompié en este país a nivel juvenil.

“Nuestra relación es compartir todo nuestro conocimiento haciendo cursos, intercambiando [ideas] entre entrenadores. [También llevamos] a los técnicos para que conozcan a los clubes y a las academias de España”, dijo Raúl a HOY Deportes durante la convención de técnicos de futbol más grande a nivel mundial en Los Ángeles.

Aunque no es entrenador, el ícono madridista ha participado en clínicas de futbol con chicos en Nueva York, Chicago y California.

“[El chico de aquí tiene] muchas ganas de aprender, trabajar y mejorar. Creo que lo que hay que hacer es darles las mejores herramientas para que puedan desarrollar mejor su futbol”, indicó.


“Son chicos que da gusto poder trabajar con ellos, porque siempre están con la intención de superarse; te escuchan”, agregó.

En cuanto a las diferencias que existen entre los jóvenes futbolistas norteamericanos y los ibéricos, Raúl mencionó que en Estados Unidos “no hay tanto talento como en España”. Sin embargo, cree que eventualmente cambiará esto y que el primer jugador internacional estadounidense de gran nivel surgirá, pero esto solo pasará cuando se trabaje con los chicos desde muy pequeños.

“Aquí se practica un futbol más físico. Pero va apareciendo gente con talento, y por eso es importante trabajar en las edades tempranas con un buen proceso para que los chicos y niñas tengan un mayor conocimiento del futbol”, manifestó.

Para él, la clave del éxito para un jugador recae más en sus capacidades técnicas y tácticas que en qué tan fuerte o veloz sea.

“Todo es un complemento; es importante el físico, pero eso lo van agarrando cuando tienen 16, 17 o 18. En cuanto al talento, uno lo tiene o no lo tiene, o tiene que mejorar sus aptitudes para que cuando lleguen las complicaciones en la cancha y hay que tomar decisiones, sepan cómo actuar en cada momento”, dijo. “Tienen que intentar entender más el juego. No puedes estar jugando los 90 minutos a la misma intensidad. Hay que darle un poco más de pausa y ‘timing’”.

Un beneficio mutuo

La relación entre US Club Soccer y la Liga se estableció en 2015 cuando la entidad española estaba buscando abrir mercado en los Estados Unidos. Y de acuerdo con Kevin Payne , el jefe ejecutivo de la organización que está basada en Carolina del Sur, al mismo tiempo, él y sus colegas estaban buscando apoyo de afuera para darle a sus entrenadores una mejor educación con el objetivo de desarrollar jugadores nacionales de un nivel excepcional. Fue así como nació la colaboración.

“Realmente creo que podemos aprender mucho de otros países. Sin duda de todas las principales naciones futboleras, España hace el mejor trabajo de desarrollo de jugadores”, comentó Payne, quien lleva cerca de 30 años trabajando a nivel administrativo dentro del balompié de este país. “Tiene la mejor liga en el mundo y cuentan con muchos jugadores [nacionales]. Han encontrado la manera para constantemente producir elementos de alta calidad en abundancia”.

El encargado de trabajar junto Raúl e instruir a los entrenadores estadunidenses sobre la metodología y filosofía que se emplea en España en la formación de jugadores es Gari Fullaondo, quien fue director de las fuerzas básicas del Athletic de Bilbao.

Payne comentó que en dos semanas cuando se lleven a cabo los últimos cursos del primer año del proyecto en San Diego, 950 entrenadores habrán sido instruidos. El dirigente anticipa que los resultados del proceso se van a ver a largo plazo pues también están tratando de cambiar la mentalidad de los técnicos y hacerles ver que las victorias no lo son todo en esta etapa.

“Lo que queremos que nuestros entrenadores entiendan es que el proceso de formación de jugadores es diferente al proceso de buscar ganar partidos a nivel juvenil, algo que ya hacemos bien”, aseveró. “Pero en el desarrollo individual, no hemos tenido mucho éxito. Esto va a tomar tiempo porque es una manera diferente de hacer las cosas a comparación de cómo se han hecho tradicionalmente”.


Anuncio