Anuncio
Share

USC vuelve al primer plano del futbol americano colegial en el Rose Bowl

(Mark J. Terrill/AP)

Tras ocho años de ausencia, la Universidad del Sur de California (USC) regresará a un tazón de prestigio cuando este lunes en Pasadena enfrente a la Universidad Estatal de Pennsylvania (Penn State) en la edición número 103 del Rose Bowl.

En la pasada década y bajo la batuta del entrenador Pete Carroll, los Trojans fueron uno de los equipos de élite dentro del futbol americano colegial, siendo una presencia constante en los grandes tazones y ganando múltiples campeonatos nacionales. Sin embargo, las sanciones que el organismo rector del deporte universitario en los Estados Unidos, el NCAA, le aplicó al programa en 2010 a causa del escándalo de beneficios monetarios ilegales que supuestamente recibió el jugador Reggie Bush y su familia por parte de agentes deportivos cuando jugaba con la escuela, lastimaron a los Trojans por varios años. Los vetaron de los tazones por dos años y perdieron 30 becas a lo largo de tres temporadas.

“Hay ciertas expectativas cuando se viene a USC; campeonatos nacionales y tazones. Cuando llegas al Rose Bowl se te reconoce” dijo el entrenador en jefe de USC, Clay Helton, durante un evento con los medios de comunicación que se llevó a cabo en el parque de atracciones Disney California Adventure en Anaheim. “El ver dónde estábamos al final de septiembre y ver dónde estamos ahorita es muy satisfactorio; estoy contento por los muchachos”.

Después de iniciar con una marca de 1-3, los Trojans terminaron la campaña con una racha de ocho victorias y en el noveno puesto de ranking colegial.

Gran parte del repunte del equipo se debe al surgimiento del mariscal de primer año Sam Darnold, quien le arrebató la titularidad a Max Browne después del tercer juego de la temporada. Culminó la campaña lanzando para 2,633 yardas con 26 touchdowns.

“Se siente increíble poder ayudar a poner a USC de nuevo en el mapa”, indicó Darnold sobre el partido ante Penn State, el que cree que es importante para las aspiraciones de los Trojans de regresar a la cima del futbol colegial en un futuro próximo. “Una victoria en el Rose Bowl seria grandiosa para este programa. Pasar por lo que pasamos en los últimos años no fue nada fácil”.

Los Nittany Lions de Penn State llegan a la cita con los Trojans con una marca de 11-2 y como el quinto mejor equipo de la nación.


Anuncio