Anuncio
Share

Los Rams viajan a Arizona en busca de su tercera victoria al hilo

(Gabriela Ochoa/Especial para HOY)

Los Rams de Los Ángeles pondrán su racha de dos victorias al hilo en juego este domingo cuando visiten a los Cardinals de Arizona en el University of Phoenix Stadium.

Por primera vez desde 2006, el equipo azul y oro tiene una marca de 2-1 tras las primeras semanas de una campaña.

Ante los Cardinals, los angelinos estarán jugando su tercer cotejo ante un rival de la División del Oeste de la Conferencia Nacional en lo que va de esta joven temporada de la NFL.

En la Semana 1 perdieron contra los 49ers de San Francisco, y en el siguiente choque doblegaron a los Seahawks de Seattle. Los Ángeles actualmente lidera el sector, mientras que Arizona (1-2) se encuentra en el sótano.

Los ‘Carneros’ llegan al desierto tras experimentar un ansiado despertar ofensivo. Después de ser el único equipo en la liga en no poder encontrar la zona de anotación en los dos primeros juegos de la campaña, contra los Buccaneers de Tampa Bay, su ataque se destapó con cuatro touchdowns y su defensa añadió uno más para llevarse una victoria de 37 a 32 de visita. Fue la quinta ocasión consecutiva en que vencen a los floridanos.

El sumamente criticado quarterback estelar del equipo, Case Keenum, tuvo otra tarde en la que no pudo producir buenos números. Solo consiguió 190 yardas por aire y completó 14 de los 26 pases que intentó; además, lanzó una intercepción que fue regresada para una anotación. Pese a todo esto, dos de sus pases fueron de touchdown, uno a Brian Quick, quien llevaba casi dos años sin anotar, y otro a Tavon Austin. El corredor franquicia, Todd Gurley, tampoco produjo estadísticas vistosas. Ligó su quinto partido sin eclipsar las 100 yardas por tierra (85 yardas en 27 acarreos), pero al igual que Keenum, produjo en lo que vale y terminó con dos touchdowns.

Al entrenador de los Rams, Jeff Fisher, le gustó lo que vio de Gurley contra los Buccaneers, y piensa que solo es cuestión de tiempo para que vuelva a ser el corredor explosivo de la temporada pasada.

“Si le ponen atención, está muy cerca”, dijo al portal de ESPN esta semana. “Ya casi, casi llega, estamos bien en donde está ahora. Los partidos de 100 yardas y cosas de esas llegarán”.

Algo que sí le causa preocupación es la disciplina de sus jugadores. Son el tercer equipo de la NFL que más yardas de castigo ha cedido (249): ante los 49ers y los Buccaneers terminaron con una expulsión en el lado defensivo por conducta violenta.

“No está bien esto”, comentó Fisher. “Ya hemos abordado este tema y lo vamos a seguir abordando”.

Contra los Cardinals, los angelinos se estarán midiendo ante un rival que les tiene bien tomada la medida en los últimos años, de acuerdo a los resultados.

Arizona ha vencido a los Rams en cuatro de los últimos cinco encuentros que han disputado. Sin embargo, no pasan por su mejor momento. Vienen de ser humillados por los Bills de Buffalo 33-18 en casa. Fue una tarde desastrosa para los Cardinals en ambos lados del ovoide. Por primera vez en 22 juegos, su laureada defensiva permitió más de 200 yardas por la vía terrestre (208).

En la ofensiva, no pudieron conseguir un primer down hasta su sexta posesión del partido. Su quarterback, Carson Palmer, tuvo una actuación para el olvido. Solo completó 26 de 50 pases que lanzó para 287 yardas. Pero lo peor fue que lanzó cuatro intercepciones, y todas en el último periodo del partido, cuando Arizona buscaba remontar.

Históricamente, los Cardinals tienen una ligera ventaja sobre los Rams, de 37-36-2.


Anuncio