Anuncio
Share

Expateador mexicano de los Rams, Tony Zendejas, recuerda su época con el equipo de sus amores

Tony Zendejas, un expateador de los Rams.

Tony Zendejas, un expateador de los Rams.

(Albert Pérez)

La historia de los Rams en Los Ángeles ostenta varios jugadores emblemáticos que llenaron de emociones y orgullo a sus seguidores. El legendario liniero defensivo Deacon Jones fue un personaje casi mítico que aterrorizó a los quarterbacks rivales en las décadas de los 60s y 70s. Otro liniero defensivo, Jack Youngblood, se ganó el corazón de todos al heroicamente jugar en el Super Bowl XIV con una pierna facturada.

Y en los 80s, el fenomenal corredor Erick Dickerson, deleitaba con sus explosivos despliegues que lo llevaron a quebrar el récord de más yardas acumuladas por tierra con 2,105.

Para los 90s, la afición latina, específicamente la de origen mexicano, de los Rams llegó a tener su propio referente especial con el cual se podía identificar: el pateador Tony Zendejas.

“Estoy muy [feliz]. La afición de Los Ángeles siempre ha seguido al equipo. Veo que han metido de 70,000 a 80,000 personas en sus dos primeros partidos en el Coliseo de pretemporada”, dijo Zendejas a HOY Deportes sobre el regreso de su exequipo al área angelina en una entrevista en su restaurante de comida mexicana en San Dimas. “Hay mucho entusiasmo y la gente está muy contenta. De aquí son”.

El originario de Curimeo, Michoacán que creció en Chino, fue uno de los pateadores más cotizados de la NFL en su época. Jugó con los Rams durante cuatro temporadas (1991 a 1994) tras estar seis años con los Oilers de Houston.

En su primera campaña con los de Azul y Oro se convirtió en el primer jugador en la historia de la liga en concretar todos sus goles de campo (17 de 17), estuvo a una patada de punto extra de terminar perfecto. En su tercera, estableció el récord de más goles de campo hechos a por lo menos 50 yardas de distancia con seis.

Pese a que con Houston disfrutó de temporadas ganadoras y jugó en los playoffs, algo que en Los Ángeles no hizo, el poder ser parte de los Rams significo mucho para él, ya que era el equipo de sus amores desde su infancia.

“Yo soy de esta área y crecí siendo aficionado de ellos. De chiquito los iba a ver practicar en Cal State Fullerton. Siempre quería jugar con el equipo y se me dio esa oportunidad”, indicó Zendejas. “Tuve mucho éxito en lo personal, aunque yo sé que no nos fue bien en la cancha como equipo”.

Comentó que durante su estancia con los Rams gozaba de mucha popularidad entre la comunidad latina, pero lamentó que el equipo no hizo mucho más con él para atraer al público de habla hispana a los partidos como lo hicieron los Oilers. En Houston tenía su propio programa de radio y televisión.

“No le estaban poniendo mucha atención a la gente latina. No había programación en español, ni los medios hispanos cubrían al equipo”, explicó. “Una vez tuve una conversación con John Shaw [el presidente del equipo en ese entonces] y le dije ‘aquí estamos en Los Ángeles, yo puedo hablar español, úsenme’. Me dijo que íbamos a hacer algo, pero el siguiente año se fueron a San Luis”.

Cuando se hizo oficial la mudanza del equipo al estado de Missouri en 1995, Zendejas prefirió dejar el equipo pues aquí en el Sur de California tenía a toda su familia. También reveló que los Rams se le acercaron recientemente para hablar sobre la posibilidad de trabajar con él en esta nueva etapa de la franquicia.


Anuncio