Anuncio
Share

Los Rams cosechan éxito tempranero gracias a su defensa; reciben a Buffalo

(Matt Kartozian/USA TODAY Sports)

Se dice que a veces un cambio de escenario puede ser la mejor solución para muchos problemas. Aunque todavía es muy temprano en la temporada para proclamar que los Rams tendrán más éxito esta campaña, su primera en Los Ángeles, que el que tuvieron en San Luis durante sus últimos años como franquicia de esa ciudad, por lo menos van por buen camino.

Con su victoria de 17-13 sobre los Cardinals de Arizona la semana pasada, por primera vez desde 2006, los ‘Carneros’ se encuentran con una marca de 3-1. También encabezan la División del Oeste de la Conferencia Nacional de la NFL; pese a que ostentan el mismo récord que los Seahawks de Seattle, poseen el desempate tras derrotarlos en la Semana 2.

Este domingo buscarán seguir sumando ante los Bills de Buffalo en el Coliseo Memorial, en lo que será el primero de nueve juegos al hilo contra rivales fuera de su división.

La razón primordial de porqué el equipo ha podido desafiar los pronósticos a un buen comienzo ha sido por su defensiva. Gracias a actuaciones como la que tuvieron ante los Cardinals, esta unidad se encuentra entre las mejores 10 de la liga.

Le robaron el ovoide cinco veces a los del desierto, tres fueron intercepciones, y pusieron fuera de acción al quarterback titular Carson Palmer después de propinarle un fuerte impacto que le causó una conmoción cerebral en el último periodo.

“Somos una defensa bastante física, siempre estamos atacando. Es una unidad que ha tenido muchas oportunidades de hacer jugadas claves”, dijo el tacle Aaron Donald, quien es visto como el motor de esta defensiva.

De acuerdo con el portal de estadísticas Pro Football Focus, el tacle es el mejor jugador defensivo de toda la NFL en este momento. Solo ha registrado una captura y media tras cuatro partidos, pero ha presionado a los mariscales rivales en 25 ocasiones. No hay ningún otro jugador que esté cerca de esta cifra.

En el ataque, los Rams siguen encontrando la zona de anotación; el quarterback Case Keenum lanzó dos touchdowns ante Arizona, pero aún no convencen. Son el equipo que menos primer downs ha conseguido (57) y tienen la tercera peor ofensiva, solo por encima de los Bears de Chicago y los Titans de Tennessee, equipos que tienen un récord de 1-3.

Keenum tiene el peor porcentaje de pases completados de todos los mariscales en la NFL (55.4%), y el corredor principal Todd Gurley ya lleva seis partidos sin superar las 100 yardas por tierra.

En Buffalo encontrarán a un contrincante que viene al alza. Después de arrancar la temporada con dos descalabros, el equipo del entrenador Rex Ryan enderezó el camino adjudicándose triunfos como vistante sobre los Cardinals y los Patriots.

“Tenemos que seguir escarbando. No hay manera de compensar el haber empezado 0-2. Simplemente tenemos que seguir sacudiéndonos la tierra”, indicó Ryan.

La victoria de 16-0 ante Nueva Inglaterra fue su segundo partido sin su principal receptor Sammy Watkins, quien el viernes pasado fue puesto oficialmente en la lista de lesionados debido a un dolor en el pie izquierdo, consecuencia de una cirugía para reparar una fractura.

Ante la ausencia de su mejor arma aérea, los Bills se han respaldado en su corredor estelar LeSean McCoy. El líder en yardas por tierra en 2013 está comenzando a recobrar su nivel después de tener un desempeño opaco en su primera campaña con Buffalo el año pasado. En los últimos dos partidos, McCoy ha acumulado 224 yardas por tierra y aire con tres touchdowns.

Los Rams y los Bill han dividido sus cuatro juegos más recientes; los del estado de Nueva York llevan la ventaja histórica (6-5-0).


Anuncio