Anuncio

Los Rams cierran su temporada de regreso en Los Ángeles con paliza en contra     

Carson Palmer (derecha) hizo surfrir a los Rams.

Carson Palmer (derecha) hizo surfrir a los Rams.

(Stephen Dunn/Getty Images)

Esta tarde en el Coliseo Memorial, los Rams le dieron la bienvenida al Año Nuevo con otro gris desempeño para cerrar su campaña cayendo 43-6 contra los Cardinals de Arizona.

Con el descalabro, los Carneros, que regresaron al área angelina este año tras jugar en San Luis desde 1995, terminaron la temporada regular de la NFL con una marca de 4-12 y quedaron en el tercer puesto de la división del Oeste de la Conferencia Nacional. También oficializaron su décima campaña al hilo con récord perdedor.

Después de su derrota de la Semana 14 ante los Falcons de Atlanta, los Rams se habían quedado sin posibilidades de acceder a los playoffs.

Los Cardinals mejoraron su marca a 8-8 y quedaron en la segunda posición del Oeste, pero también no estarán en la postemporada.

En la Semana 4, Los Ángeles había sorprendido a los del desierto 17-13 a domicilio, sin embargo esa tarde pareció ser de hace años.

Aunque no fueron blanqueados pues anotaron dos goles de campo, los Carneros sí tuvieron su peor actuación de la temporada en cuanto a yardas producidas a la ofensiva. Solo pudieron acumular 143 yardas en total por aire y tierra.

El mariscal novato de los Rams Jared Goff completó 13 de 20 envíos para 120 yardas sin intercepciones. En el último cuarto fue reemplazado por Sean Mannion.

Goff, quien le quitó la titularidad a Case Keenum, termina la campaña sin conocer la victoria en los siete partidos en los que tomó las riendas de la ofensiva.

El corredor estelar Todd Gurley concluyó se segunda temporada dentro de la NFL sin rebasar las 100 yardas terrestres en ninguno de los 16 encuentros de la campaña. Contra Arizona solo recorrió 40 yardas en 14 acarreos; por la vía área tuvo cuatro recepciones para 37 yardas.

Por el lado de Arizona, el quarterback Carson Palmer lideró la embestida sobre los Rams conectando 20 de 38 intentos para 255 yardas con tres touchdowns. El partido marcó el regreso de Palmer al Coliseo Memorial en donde jugó con los Trojans de la Universidad del Sur de California de 1998 a 2002 y ganó el Trofeo Heisman al mejor jugador del futbol americano colegial en su última campaña.


Anuncio