Anuncio
Share

Gustavo Dudamel y YOLA en el Super Bowl: muy corto, pero fue un triunfo

Chris Martin de Coldplay canta con YOLA tocando atrás.

Chris Martin de Coldplay canta con YOLA tocando atrás.

(Christopher Polk / Getty Images)

¿Quedaron decepcionados de que Gustavo Dudamel y la Orquestra Juvenil de Los Ángeles (YOLA, por sus siglas in inglés) fueron relegados a acompañar a Coldplay y cantaron junto a Chris Martin, Beyoncé y Bruno Mars? Sí, fue decepcionante.

Pero el Super Bowl fue un evento de rock. Más de 99% de los televidentes probablemente no tenían idea quienes eran estos chicos. Tampoco había razón para que la gente notara al hombre en jeans (Dudamel) que movia y saludaba con las manos en algún lugar del escenario (la cámaras no se enfocaron mucho en él).

No hubo lugar y tampoco iba a haber un motivo para que el director de la Orquestra Filarmónica de Los Ángeles y su orquestra juvenil pudieran brindar un poco de Beethoven a los millones de espectadores y aficionados a los anuncios, en uno de los eventos más comerciales de la cultura pop. La contribución pregrabada de YOLA casi ni se escuchó entre la mezcla de sonidos. La orquestra estuvo ahí y fue parte del show. Sin embargo, lo nota positiva fue que los niños y Dudamel se vieron muy contentos y si la audiencia hubiera sabido quiénes eran y porqué estaban ahí, probablemente también estarían contentos.

Mientras tanto, si Beethoven estuviera viendo en alguna parte, tomando una cerveza, también tendría un motivo para estar contento. Él lo hizo todo posible. Fue su música y la música de los compositores clásicos, la música a la que se dedican estos estudiantes todos los días. Fue Beethoven, y Dudamel, quienes les dio a estos jovencitos la gran oportunidad de tocar junto a Coldplay, Beyoncé y Mars y ante la audiencia más grande que cualquier otro músico clásico haya visto jamás en vivo. Los músicos de YOLA nunca se olvidarán de esto. Regresarán a casa como héroes.


Anuncio