Anuncio
Share

Fans de Rams están conscientes de que les podría costar mucho más verlos en Inglewood

(Gary A. Vasquez-USA TODAY Sports)

En tres años, en lo que ahora es un terreno baldío de 298 acres a lado del Forum de Inglewood, relucirá uno de los complejos deportivos y del entretenimiento más importantes y glamorosos a nivel mundial.

Con maquinara pesada en el fondo, el jueves se celebró una ceremonia que le dio inicio a la construcción del L.A. Stadium y Entertainment District en Hollywood Park, un complejo que será dos veces más grande que el de Disneylandia, cuya atracción principal será el nuevo hogar de los Rams de Los Ángeles.

“Es nuestra meta el poder construir el estadio más excepcional y más placentero para los aficionados. Les vamos a dar algo que les va a producir mucho orgullo”, dijo el dueño de los Rams, Sam Kroenke, durante la ceremonia en la que fue acompañado por el comisionado de la NFL, Roger Goodell, políticos locales, leyendas del equipo y aficionados.

“Vamos a construir un destino global en la capital mundial del entretenimiento. Creemos que gente de alrededor del mundo va a venir a buscar este sitio”.

El estadio de techo transparente tendrá un costo estimado de 2.6 mil millones de dólares, convirtiéndolo en el más caro en el mundo superando al Metlife Stadium en East Rutherford, New Jersey que se inauguró en 2010 y costó 1.6 mil millones de dólares.

Contará con un aforo para 95,240 personas y será el primer inmueble en el área angelina que es edificado específicamente para una franquicia de la NFL. Se espera que esté listo para la temporada de 2019; dos años después ya está programado para recibir el Super Bowl.

El magno complejo también albergará un centro comercial, 2,500 residencias, un teatro con capacidad para 6,000 personas y 25 acres de parques públicos.

A Angel Favela, aficionada de los Rams desde 1999 y que estuvo presente en la ceremonia, le emociona mucho el hecho de que su equipo favorito va a tener un estadio moderno, el cual ella anticipa que será la joya de la NFL.

“He visitado los estadios de Dallas, Seattle, Santa Clara y Arizona…pero nuestro estadio va a ser el mejor. Va a ser el epicentro de Los Ángeles y va revitalizar el área. Más felices no podríamos estar”, comentó Favela.

Pero tanta opulencia no es barata y es obvio que el aficionado tendrá que desembolsar mucho dinero para poder disfrutar de este palacio deportivo. Una práctica que ya es común con cada nuevo estadio de la NFL que se construye y que van a emplear los Ram para potencializar sus ingresos, es la de vender licencias de asiento personal.

Los aficionados de los ‘Carneros’ que quieran obtener boletos para toda un temporada en Inglewood, tendrán que primero adquirir una de estas licencias. Estas solo les dan el derecho de poder comprar una entrada en un asiento especifico.

De acuerdo con reportes, cuando en 2014 se estrenó el Levi’s Stadium de Santa Clara en donde juegan los 49ers de San Francisco, las licencias tuvieron un costo de entre $2,000 a $80,000 dependiendo la calidad del asiento. Aunque los Rams todavía no han dado a conocer cuánto costaran los permisos en Inglewood, se especula que el costo máximo podría rebasar los $100,000.

Para el residente de Whittier Luis Chávez, los posibles precios elevados de las entradas le causan algo de inquietud ya que muchos aficionados como él podrían quedarse sin la oportunidad de presenciar un partido en vivo.

“En cierta manera sí me preocupa que tan caros puedan estar los boletos. Sin embargo, es lo que es”, comentó. “Buscaré venir si hay la manera de que no me cueste mucho”.

Por su parte, Favela no tiene ningún problema pagar más para seguir viendo a los Rams. Según ella, para esta campaña pagó $1,350 por cada una de las dos entradas que consiguió para ver al equipo en el Coliseo Memorial. En Inglewood indicó que pagaría hasta $2,500, y en cuanto al precio de las licencias, haría todo lo posible para poder costear una.

“Bueno, podría sacar un préstamo”, dijo entre risas. “Me sentaría atrás de la zona de anotación o hasta pegada al techo de vidrio, pero voy a venir”.


Anuncio