Anuncio
Share

Los Dodgers inician camino a la Serie Mundial; Washington, primer obstáculo

(Richard Mackson/USA TODAY Sports)

Tras conquistar su cuarto título de la División del Oeste de la Liga Nacional al hilo, ahora viene lo bueno para los Dodgers en su búsqueda por llegar a una Serie Mundial por primera vez en casi 30 años.

Este viernes en la capital del país, el equipo angelino arrancará una serie divisional enfrentándose a los Nationals.

Pese a su logro, el equipo azul no llega a los playoffs de la mejor manera.

Ya con el campeonato de su división en la bolsa, cerraron la temporada regular perdiendo cinco de sus últimos seis juegos, incluyendo una barrida de tres partidos ante sus acérrimos rivales, los Giants de San Francisco.

Al mánager de los Dodgers, Dave Roberts, no le preocupa este mal paso, pues en la postemporada habrá “borrón y cuenta nueva”.

“Yo he estado en equipos que amarraron su división temprano y sobre la hora. Nuestra prioridad es entrar a los playoffs con salud y con nuestro grupo de lanzadores en orden, y lo hemos hecho”, comentó el novato mandamás. “Ya con el final de la temporada regular, ahora tenemos la mirada puesta en esta segunda temporada que viene. Creo que los muchachos se han reajustado, reenfocado y revitalizado. No creo que el perder cinco o seis juegos al final, nos va a afectar”.

Aunque los monarcas de la División del Este (95-67) poseen una mejor marca de temporada regular que los Dodgers (91-71) y anotaron más carreras (763 a 725), los angelinos dominaron a los Nationals en las dos series que jugaron, ganando cinco de seis partidos.

Las esperanzas de los azules en esta serie y en los playoffs caen sobre los hombros de su máxima estrella, Clayton Kershaw (12-4). Tras superar un disco herniado de la espalda que lo mantuvo fuera a lo largo de 75 días durante el verano, el as ahora se ve con la tarea de desvanecer la noción de que se achica en octubre.

En las últimas tres postemporadas, Kershaw ha tenido ocho aperturas en las cuales permitió 23 carreras limpias para un promedio de 4.20. Su promedio en las nueve temporadas que lleva en Grandes Ligas es de 2.58.

En su única cita ante Washington de esta campaña, se llevó la victoria tras lanzar siete entradas en las que solo permitió una carrera. El tres veces ganador del premio Cy Young iniciará el primer partido de la serie, mientras que Rich Hill (12-5) subirá a la lomita en el segundo. El zurdo tuvo un promedio de carreras limpias permitidas de 1.83 en las seis aperturas que hizo con los Dodgers desde que llegó a Chavez Ravine procedente de los Atléticos de Oakland en la fecha límite de traspasos.

Al ataque, el equipo dependerá mucho de lo que haga la parte fuerte de su lineup de bateo: Justin Turner, Adrián González y especialmente Corey Seager.

El novato terminó la temporada regular con 163 hits, la sexta mejor cifra en la Gran Carpa, 26 jonrones, la tercera mejor marca en la historia para un shortstop y uno detrás del líder de los Dodgers Turner, y con un promedio de bateo de .308, el mejor del equipo.

Los Ángeles llega a la serie sin ninguna baja notable. Tras perderse los primeros cinco meses de la temporada debido a una pierna fracturada, Roberts confirmó que el jardinero veterano Andre Ethier formará parte de la plantilla de 25 jugadores para los playoffs; muy probablemente será usado como bateador suplente. La historia es completamente diferente para Washington.

En la última semana de la temporada regular perdieron a su estelar receptor Wilson Ramos por el resto del año, tras sufrir un desgarre en la ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha.

Con un promedio de bateo de .307, 22 jonrones y 80 carreras remolcadas esta campaña, el venezolano es una importante baja a la ofensiva. Ante los Dodgers, tampoco podrán contar con uno de sus ases, Stephen Strasburg, por un esguince de la masa del flexor del codo derecho que lo ha mantenido alejado del montículo durante el último mes.

Strasburg (15-4) tiene un promedio de carreras limpias permitidas de 3.60 y es el décimo serpentinero de la Liga Nacional con más strikeouts (183). Por su parte, la máxima figura del equipo, Bryce Harper, se encuentra entre algodones. El jardinero ha tenido que lidiar con varias lesiones este año que han afectado su desempeño en el plato, la más reciente siendo una lesión en el pulgar izquierdo. La carta más fuerte de los Nationals para la serie se llama Max Scherzer, quien iniciará el Juego 1.

El candidato principal para quedarse con el premio Cy Young de este año, lideró la Liga Nacional en victorias (20), strikeouts (284) e innings lanzados (228.1).

“Es grandísimo”, dijo el as sobre su enfrentamiento ante Kershaw. “Realmente no te puedes medir tu calidad cuando vas contra lo peor. La mides cuando te enfrentas a lo mejor, y él ha sido el mejor”.


Anuncio