Anuncio
Share

Olvidan Dodgers su mala racha

(Christian Petersen / Getty Images)

Atrás quedaron los Dodgers de finales de agosto y de buena parte de septiembre, cuando una racha perdedora sumió a la novena californiana en un hoyo del que no sabían si podrían salir.

Pero resulta que comenzó la Serie Divisional contra los D-backs y todo aquello quedó en el olvido.

Lo interesante de la victoria de los Dodgers 3-1 la noche del lunes en Arizona, así como también las dos primeras en Los Ángeles, es que los campeones de la Oeste del viejo circuito hicieron lo que mejor sabe hacer:

Estos Dodgers son así. Del 25 de abril al 25 de agosto, tuvieron un insólito récord de 82-25, empatando a los Yanquis de 1998 con la mejor foja en un periodo de cuatro meses en los últimos 100 años.

El detalle, no obstante, es que no hicieron todo eso pasándole por encima a sus contrarios, al menos no anotando muchas carreras. En ese lapso, promediaron apenas un poquito menos de cinco rayitas por juego.

De hecho, ganaron 22 juegos por una carrera y otros 11 por dos. Ganaron noche tras noche tras noche haciendo exactamente lo que hicieron el lunes, con lo suficiente.

“Un triunfo de equipo”, definió el manager Dave Roberts, quien ahora tendrá cuatro días para preparar el primer encuentro en la serie de campeonato ante Washington o Chicago para logar su primer pase a la Serie Mundial desde 1988, año que consiguió su última corona.


Anuncio