Anuncio
Share

Lakers necesitan hacer bien las cosas este verano para asegurar su futuro

Lakers necesitan hacer bien las cosas este verano para asegurar su futuro.

Lakers necesitan hacer bien las cosas este verano para asegurar su futuro.

(Greg Beacham / AP)

El período de agencia libre empezó el viernes pasado y los Lakers de Los Ángeles enfrentan este tiempo de una manera decadente. En las últimas tres temporadas se han ido sin pegarle a siete importantes jugadores que les asegure un futuro, entre ellos Carmelo Anthony, Dwight Howard y LaMarcus Aldridge.

Los Lakers empezaron el período de agencia con dos strikes en su contra.

Kevin Durant, el elemento más cotizado este verano, ni siquiera se quiso sentar a escuchar lo que el conjunto tenía para proponerle.

Piense en esto muy bien.

Durant está en conversaciones con los rivales de patio, Clippers, los odiados Celtics y los no tan preferidos Knicks de Nueva York… pero no permitió a Jim Buss presentarse.

Finalmente, lo más extraño, los Lakers empezaron la agencia libre en la parte baja de la novena.

Dos años atrás, Buss le dijo al resto de su familia que si no arreglaba las cosas dentro de un lapso de “tres o cuatro” años, entonces renunciaría a su cargo.

La próxima temporada representa realísticamente su tercer “out”. Este verano es su último swing.

“Si esto no funciona en tres o cuatro años, si no estamos arriba… entonces daré un paso atrás porque significaría que he fallado”, dijo Buss en una reunión con el escritor Mike Bresnahan del Times en la primavera del 2014.

Más allá del futuro inmediato del equipo, el futuro a largo plazo se estaría decidiendo en las próximas semanas, y no se ve muy bien. Esta franquicia ha llegado a lo más bajo en sus últimas dos temporadas y de alguna manera se espera que empiece la era post-Kobe Bryant con un poco más de dignidad.

Pero ya está claro que los Lakers van a tener problemas para encontrar a alguien que crea en que volverán a ser los “Lakers ” de antaño.

Con de $55 millones para gastar la próxima temporada, los Lakers tenían la posibilidad de poder tomar a los mejores agentes libres disponibles al comienzo de la agencia libre, pero empezaron por contratar al centro Timofey Mozgov proveniente de las actuales campeones de la NBA, los Cavaliers de Cleveland.

A este jugador ruso, que no vio mucha acción en las recientes Finales ante los Warriors de Golden State y que alguna vez fue famoso por haber sido víctima de un volcanazo letal de Blake Griffin, los Lakers le dieron un contrato de $64 millones por cuatro años.

Fuera de su alcance quedó un hombre grande pero inexperto como Hassan Whiteside, quien decidió permanecer con el Heat de Miami, y un hombre grande pero que está envejeciendo como el dominicano Al Horford, quien se fue con los Celtics de Boston.

Los Lakers también contrataron al escolta veterano del Heat Luol Deng con un contrato de $72 millones por cuatro años.

Al final de la próxima temporada, si las cosas vuelven a salir mal, los aficionados pueden tener dos cosas para celebrar: el potencial de los Lakers pensando a futuro y que el equipo podría pasar a manos de Jeanie Buss – y potencialmente a las de su novio, Phil Jackson. Los que se frustren se preguntarán cómo ellos podrán aguantar más.

La posibilidad de que otra administración surja al frente de la oficina angelina, podría ser tan emocionante para los aficionados que hasta aceptarían lo que parece que va a ser un mal período de agencia libre. Pero ellos no lo admitirían en voz alta.

Durante la semana pasada, en la que se celebró el draft de la NBA, el gerente general Mitch Kupchak se mostró optimista de que este año las cosas serían diferentes, que los Lakers pudieran sobrevivir este verano.

“No teníamos mucho que vender el año pasado y el año anterior, y solo teníamos dinero para un solo jugador”, dijo en la conferencia de prensa. “Entonces este año pienso que tenemos mucho más para vender… nuestro capital ahora es mejor, y pienso que las circunstancias son mucho mejores”.

Sí, pero así como han mejorado algunas cosas que podrían atraer a los restantes agentes libres, también hay algunas cosas que han empeorado.

En lo bueno está la oportunidad de jugar para Luke Walton, un entrenador inteligente y respetado que viste el aura de Golden State.

En lo malo existe la posibilidad de que terminen por jugar con un grupo de jóvenes que no tienen idea de cómo ganar y no tienen idea cómo lidiar con D’Angelo Russell, el compañero inmaduro con un celular del demonio.

Lo bueno también es que la presencia abrumadora de Kobe ya no estará presente. Lo malo es que la competencia, los cinco anillos y la actitud de querer más de Kobe, ya no estará presente.

Lo bueno también es que el territorio favorito de la NBA está listo para abrazar a una nueva estrella . Lo malo es que ese lugar aún lo comparte con los Clippers.

Tampoco sin Kevin Durant

Pese a que parecía improbable que los Clippers podrían hablar con Durant debido a las limitaciones financieras del equipo, lo hicieron el pasado viernes. Reportes surgieron de inmediato de que el agente libre había quedado “asombrado” con la visión del equipo hacia futuro.

Pero según informes, el sábado Durant le dijo a los Clippers que no firmaría con ellos para así dejar muerta la posibilidad de unirse a Chris Paul, BlakeGriffin y DeAndre Jordan.


Anuncio