Anuncio
Share

Atletas centroamericanos piden más apoyo de sus federaciones mientras visitan L.A.

Atletas centroamericanos piden más apoyo de sus federaciones mientras visitan Los Ángeles.

Atletas centroamericanos piden más apoyo de sus federaciones mientras visitan Los Ángeles.

(Carlos Delgado / AP Images for Herbalife)

El representar a un país en unos Juegos Olímpicos es uno de los orgullos más grandes para un atleta. Los Juegos, sean de invierno o verano, se llevan a cabo cada cuatro años, y para los deportistas es una meta asistir a tal evento vistiendo los colores de su tierra.

Sin embargo, participar en dicho evento conlleva muchos sacrificios, unos más que otros, y estar ahí algunas veces no es suficiente. El podio es la historia con la que todos quieren finalizar su participación.

Para un atleta, la preparación es en definitiva la clave del éxito para obtener los buenos resultados, pero cuando no existe el apoyo de su federación, difícilmente se puede lograr ese objetivo. Tal es el caso de Dalia Tórrez, una de los cinco atletas nicaragüenses que estuvieron presentes en Río 2016, quien aseguró que la falta de apoyo a la preparación adecuada le evitó exponer mayormente su potencial.

“Muchos de nosotros íbamos sin nuestros entrenador”, contó la nadadora a HOY Deportes mientras visitaba a niños de A Place Called Home en Los Ángeles, en un evento de Herbalife Nutrition. “Llegamos dos días antes de nuestros [turnos]. Teníamos que enfrentar un desfile, al día siguiente nos tocaba competir. Son cosas que merman, que te van desgastando. A nivel de las grandes estrellas no hay comparación, porque ese es su trabajo; no como en Nicaragua, donde tenemos que debatir si somos deportistas, estudiamos o trabajamos. Entonces hacemos ‘multitasking’, y eso tiene un valor agregado”.

Tórrez, quien ha participado en tres Juegos Olímpicos, trabaja ocho horas diarias como contadora en su país, mientras que al mismo tiempo trata de ser una atleta. “Sí me ha detenido [para explotar el potencial], pero no me arrepiento de hacer mi trabajo, porque difícilmente yo como atleta en Nicaragua podría sobrevivir”, dijo. “Mi deporte y muchos deportes de allá no son muy remunerados”.

La nicaragüense fue eliminada tras quedar octava en el segundo grupo eliminatorio de los 100 metros mariposa femeninos. Fue la número 40 de 46 en la clasificación. De todas maneras, ella calificó la participación de su país en los Juegos de “buena, porque estar ahí representa estar con los mejores del mundo. Si clasificamos para estar allá es porque estamos entre los mejores del mundo”.

Tórrez espera que, tras su retiro en el futuro, logre ser parte de la federación de su deporte para hacer cambios drásticos de ser necesario. La atleta considera que la gente que ocupa los cargos no entiende de las necesidades de los deportistas.

“Ese sería mi trabajo: renovar a toda esa gente que está en la federación”, dijo Tórrez. “Ellos no han sido atletas, piensan como empresarios: ‘Hey, esto cuesta menos, hay que comprarlo porque cuesta menos’. Ellos no piensan como atletas que necesitan cosas de calidad. Viáticos de calidad. Nosotros no tenemos viáticos; la natación, por ejemplo, no recibe un peso de viáticos. A pesar de que hay presupuesto. Simplemente lo utilizan para crear competencia y campeonatos nacionales, y si clasificaste, te dan un viático ¿de qué? ¿$50? ¿Para pasar una semana?”.

Dolor chapín

Entre los siete atletas olímpicos que visitaron el centro de refugio en Los Ángeles estaba el que es considerado como referente guatemalteco y de América Latina de bádminton, Kevin Cordón, quien debido a una lesión en la rodilla izquierda no pudo finalizar su participación como él hubiese querido en Río 2016.

Las expectativas para el chapín eran grandes, pues ha conseguido medallas en la gran mayoría de los campeonatos en que ha participado, y esa rodilla izquierda le ha dejado incluso dudas de poder seguir su tan laureada carrera.

“Sí, por supuesto”, dijo Cordón. “No tanto porque yo quiera o esté cansado, sino que cuando vienen ese tipo de momentos en los Juegos Olímpicos no logré lo esperado. Pasas por momentos”.

El oriundo de La Unión, Zacapa, dijo estar nuevamente en rehabilitación de su rodilla y espera volver a estar en un nivel competitivo a pesar de que no le daban muchas esperanzas para seguir, al igual que pasó con la primera lesión grave que sufrió en 2013.

Al igual que Tórrez, Cordón desearía ser parte de su federación para apoyar a las nuevas generaciones de atletas.

“Sí, me gustaría”, aseguró. “Aparte, porque a uno le gusta el deporte, el bádminton; tienes la experiencia de ser deportista con todo y las limitaciones que hayas tenido. Pero estar en un puesto dirigencial y darle a los niños esas cosas que uno no pudo tener, eso sí sería muy bueno para seguir creciendo”, concluyó.


Anuncio