Anuncio
Share

Holly Holm recomienda a Ronda rodearse de personas de confianza

(Ulises Alatriste/HOY)
Los Ángeles

Fue una de las peleas más impactantes del 2015. Una casi desconocida Holly Holm acababa de manera brutal con la campeona y peleadora del momento Ronda Rousey (12-1).

Ni siquiera la UFC parecía estar lista para lo que aconteció ese 14 de noviembre en Australia.

Ronda había caído ante una campeona de boxeo que en ese momento le arrebata su cinturón y su dignidad. Una revancha era inminente, y a solo días de ese declive de la “niña consentida” del presidente de la UFC, Dana White, ya tenían fecha: el verano de 2016.

Sin embargo, fue tan aparatosa la manera como Holm (10-0) silenció a ‘Rowdy’ que esa fecha fue cancelada por la misma excampeona. Rousey no se ha recuperado de su mandíbula lesionada.

Mientras tanto, la ‘Hija del Predicador’ sigue su camino, pues ahora tiene la mira en Miesha Tate (17-5), quien ha sido víctima de Rousey en dos ocasiones y pedía a gritos la oportunidad de volver a enfrentarla cuando Holm le arrebató la corona.

“Todos ustedes son los que me preguntan de [Rousey] todo el tiempo; ¿saben que enfrento a Miesha?”, reclamó Holm a los medios de comunicación previo a su pelea contra Tate el próximo 5 de marzo en la versión de UFC 196.

La vida le ha cambiado a Holm y la fama ha tocado a su puerta, pero según ella, insiste que “sigo haciendo lo mismo, salgo de la misma manera con mi esposo, pero sí se acerca más a mí la gente”.

Sin simpatía hacia Ronda

Durante la transmisión de un programa de televisión, Rousey confesó que momentos después de su única derrota como profesional, pensó en suicidarse, pero cambió de parecer gracias al apoyo de su novio después de la pelea.

Holm aseguró que si ella hubiera sido la que pasaba por ese momento, entonces Rousey “no hubiera mostrado simpatía hacia ella, porque tampoco creo que quiera que yo le muestre eso”.

De todas formas, Holm considera que Rousey no espera que la persona que le creó este momento (refiriéndose a sí misma) en su vida debería sentir pena o algún tipo de sensaciones sentimentalistas hacia ella.

Para Holm, el hecho de que Rousey habló del suicidio es un tema serio y siente que para superar esos momentos tiene que tener lo adecuado a su alrededor.

“Pienso que lo mejor para ella es rodearse de gente en que ella confía y que la puedan apoyar”, aconsejó.

Holm tampoco aprobó la ausencia de Ronda en la conferencia de prensa la noche que fue noqueada.

“A mí me noquearon y me tuvieron que poner puntos en el ojo; aún así salí y di la cara en la conferencia de prensa. Yo me dije a mi misma: ‘Tengo que enfrentar esto ahora mismo. Lo inevitable está ahí; tendré que enfrentarlo sin importar lo que sea. Entonces, lo hago ahora y acabo con esto’”.

Holm aseguró que el apoyo que su entrenador Mike Winkeljohn le dio en una de sus derrotas durante su carrera como boxeadora le cambió la vida.

“Mi entrenador se acercó a mí antes de la conferencia de prensa; obviamente estaba molesta y llorando. Tu corazón se rompe… y se me acercó y me dijo, ‘vas a salir y te preguntarán si quieres una revancha’, y yo le dije que ‘sí’. Entonces me preguntó: ‘¿Sabes lo que vas a decir? [Dirás] que Muhammad Ali fue noqueado y él volvió, y es ahora una leyenda. ¿Por qué sería yo diferente?’. Antes de que yo dudara de mí misma, ya él estaba subiéndome el ánimo”, recordó Holm.

Recuerdos de aprendizaje

La oriunda de Alburquerque, Nuevo México, le dijo a HOY Deportes durante el almuerzo privado con los medios que lo que más se acerca al sentimiento que tuvo cuando venció a Rousey fue cuando vengó una derrota durante su tiempo como boxeadora ante Christy Martin.

“Ella tenía casi 50 peleas, mientras que yo solo tenía como 12 y perdí contra ella. Después pude vengarme y me sentí increíble. Creo que eso me ayudó para ser lo que soy ahora… son situaciones diferentes, pero sí se sintió bien. Respiras de una manera diferente porque lograste algo grande, pero no se compara a esto que sentí ante Ronda”, aseguró.


Anuncio