Anuncio
Share

Jones no está de acuerdo con el referí elegido para su pelea contra Cormier

(Gabriela Ochoa/Especial para HOY)

Entre toda la preparación que conlleva una pelea de artes marciales mixtas, entre menos distracciones sean posibles… mejor. Pero ¿Qué pasa cuando la distracción está justo a lado del peleador en el octágono?

Las consecuencias podrían ser terribles para el peleador.

Jon Jones (22-1) enfrenta por segunda vez a Daniel Cormier (17-1) en el evento principal de UFC 200 el 9 de julio en Las Vegas. Jones venció a Cormier en enero del 2015 en la versión 185 de UFC.

“Preferiría a otro referí”, dijo Jones a los medios de comunicación en un restaurante de Los Ángeles luego de que la semana pasada la Comisión Atlética de Nevada nombrara a John McCarthy como el encargado de controlar las acciones arriba del octágono.

Aunque Jones no admitió que la presencia del veterano expolicía de Los Ángeles podría causarle una distracción cuando enfrente a Cormier, prefirió explicar que sus razones no se formaron de la noche a la mañana.

“Es una mezcla de muchas cosas que pasaron durante varios años”, explicó Jones. “No siento que tengamos la mejor energía. Muchas cosas pasaron en varias peleas y hemos tenido interacciones personales”.

Para Jones, el enfrentar a Cormier tiene que ser en un ambiente en el que nada debe estar en su camino, al igual que cualquier otra pelea, porque no quiere tener que librar otra pelea en lo mental. “Siento que nada debe interponerse en tu contra cuando estas peleando a un gran peleador como [Cormier]”, aseguró.

Jones insinuó que si el fuera McCarthy y supiera que uno de los peleadores no lo quiere en el ring, entonces renunciaría a ser el juez del combate.

Con respecto a Cormier, Jones dijo que espera alcanzar el triunfo nuevamente sin problemas, pero que tiene un respeto por su rival, esto a pesar de que históricamente estos peleadores se han ido de palabras en cada oportunidad que tienen.

La última vez que Jones estuvo en un octágono fue precisamente contra Cormier, pues un par de meses después de ese triunfo estuvo involucrado en un accidente en el que una mujer embarazada sufrió fracturas en su brazo. Jones escapó la escena del accidente.

El peleador había dado positivo previo a la pelea contra Cormier, pero la UFC no lo dio a conocer sino hasta después del combate porque según solo hicieron pruebas de sustancias prohibidas.

Desde entonces Jones aseguró haberse rehabilitado.

“Es parte del pasado, trato de mantenerlo fuera de mi mente y concentrarme en mi carrera”, dijo Jones.


Anuncio