Los Rams están listos para reiniciar una racha positiva después de perder el invicto

El invicto de ocho partidos terminó en Nueva Orleans, pero el entrenador de los Rams, Sean McVay pondrá otra racha en la línea contra los Seahawks de Seattle este domingo.

Bajo el mando de McVay, los Rams nunca han perdido dos partidos consecutivos en la temporada regular.

Después de cada una de sus cuatro derrotas en 2017, los Rams respondieron con victorias que les ayudó a conseguir el título de la Conferencia Nacional del Oeste y avanzar a los playoffs por primera vez desde 2004. Ellos perdieron su último partido de la temporada contra los 49ers de San Francisco cuando McVay descansó a sus titulares y entonces cayeron ante los Falcons de Atlanta en un juego de comodín.

El partido que perdieron contra los Saints el domingo pasado, terminó con las posibilidades de alcanzar una temporada perfecta, pero aún lideran la división.

Y de esta forma se mantienen en la discusión de cara al juego ante los Seahawks en el Coliseo.

“Si algo, crea una sensación de urgencia”, dijo McVay.

Contra los Saints, los Rams tuvieron el peor partido defensivo con McVay a bordo y con el coordinador defensivo Wade Phillips. Los Rams no habían permitido más de 43 puntos antes que los Saints eclipsaron ese récord mientras que alcanzaron 487 yardas.

“Estaban usando todo tipo de trucos con formaciones y tal”, dijo el lineman defensivo Michael Brockers después del juego. “Entonces definitivamente tenemos que comunicarnos un poco más rápido como defensa”.

A pesar de los problemas, los Rams estaban en posición de posiblemente ganar al recuperarse de un déficit de 21 puntos.

“Todos tenemos que ser humildes”, dijo el running back Todd Gurley. “Y pues este fue nuestro día”.

Los Rams no pudieron detener al mariscal de campo Drew Brees y tampoco evitaron que él pasara para cuatro anotaciones.

Ahora enfrentar a los Seahawks de Russell Wilson por segunda vez.

En la Semana 5, Wilson pasó para tres touchdowns, sin intercepciones, en un triunfo apretado de 33-31 de los Rams que no fue asegurado hasta que el mariscal Jared Goff se encargó de mantener el ovoide en poder de su equipo.

Wilson completó 26 de 39 pases para 235 yardas y dos touchdowns, con una intercepción, en el juego que cayeron ante los Chargers y que cuyo récord de los Seahawks ahora es de 4-4.

El cornerback Marcus Peters tuvo problemas en octubre contra los Seahwaks y también contra los Saints.

 Él permitió que ganaran mucho terreno, que incluyó un touchdown de 72 yardas del recibidor Michael Thomas que aseguró la victoria de los Saints.

Peters aceptó después de ese juego que estaba teniendo una mala racha.

“Y estoy siendo honesto”, dijo.

Los Rams “aún tienen mucha confianza” en Peters, dijo McVay el lunes.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°