Anuncio
Share

Tras ganar su primer partido oficial, los Rams viajan a Tampa Bay

(Kelvin Kuo / AP)

En su primer viaje al este de los Estados Unidos de esta temporada, el domingo los Rams de Los Ángeles estarán enfrentando a los Buccaneers de Tampa Bay en el Raymond James Stadium en un partido correspondiente a la Semana 3 de NFL.

Los angelinos entran al choque ante un rival de la Conferencia Nacional tras vencer 9-3 a los Seahwaks de Seattle en lo que fue su debut jugando en el Coliseo Memorial dentro de la temporada regular.

Contra Seattle, la ofensiva de los ‘Carneros’ fue incapaz de anotar un touchdown por segunda semana consecutiva. Su pateador Greg Zuerlein terminó siendo la mejor arma con tres goles de campo, el más largo siendo de 47 yardas.

Gran parte de esta inoperancia recae sobre el quarterback Case Keenum. Entre los 30 mariscales de la liga que llevan el mismo número de partidos jugados hasta el momento, Keenum es el último en cuanto a yardas lanzadas (369) y porcentaje de pases completados (53.3%). Pese a este pobre desempeño, todo indica que seguirá en el puesto titular, ya que su entrenador, Jeff Fisher, aún le tiene mucha confianza a sus habilidades.

“Necesitamos que nuestra ofensiva sea más productiva, y todo apunta a la posición de quarterback “, dijo Fisher. “Sin embargo, espero que Case continúe mejorando en este sistema ofensivo. Vamos a ganar partidos y vamos a anotar puntos”.

Esta infectividad por el aire ha afectado severamente al corredor Todd Gurley, pues al no respetar a Keenum como pasador, las defensivas rivales se han dedicado exclusivamente a pararlo. La temporada pasada en sus dos primeros partidos como estelar acumuló 305 yardas por tierra en 49 acarreos, 6.2 yardas por intento. Uno de estos encuentros fue ante los Cardinals, quienes terminaron como la sexta mejor defensiva en contra del juego terrestre. Pero esta campaña, ante los 49ers el partido inaugural y ante los Seahawks, solo pudo conseguir 98 yardas en total en 36 acarreos, 2.7 yardas por intento.

En el otro lado del ovoide, el panorama es otro para los de azul y oro. Su defensiva está entre la mejores 10 de la NFL gracias a su notable trabajo del domingo pasado. Solo le cedieron 254 yardas por aire y 67 por tierra a la ofensiva de Seattle y forzaron dos balones sueltos, uno de ellos con menos de un minuto por jugar en el partido y en su propia yarda 28 cuando parecía que victoria se les iba de las manos.

Esta semana la unidad enfrentará a una ofensiva de los Buccaneers (1-1) que viene de ser maltratada por Arizona en una derrota de 40-7. Su quarterback Jameis Winston lanzó para 243 yardas y un touchdown, pero fue capturado tres veces, perdió un ovoide y tuvo dos pases interceptados. Pero lo más doloroso que le dejó esa tarde al ataque bucanero fue la pérdida de su corredor estrella Doug Martin debido a una lesión en el tendón de la corva.

Es muy probable que el segundo mejor jugador por la vía terrestre en 2015 con 1,402 yardas no vea acción ante los Rams.

Los Ángeles tiene una hegemonía sobre los de la Florida últimamente, ya que los ha vencido cuatro ocasiones al hilo.

La última vez que cayeron a manos de los Buccaneers fue en octubre del 2010 como visitantes. Históricamente, los ‘Carneros’ lideran la serie 15-8-0.


Anuncio