Anuncio
Share

Exjugadores piden rechazar arreglo de NFL sobre conmociones

(Jeff Haynes / AP)

Ex jugadores que han apelado el plan mediante el que la NFL aportaría 1.000 millones de dólares para atender las secuelas de conmociones cerebrales pidieron el jueves a una corte que rechace ese arreglo, pues excluye lo que consideraron el padecimiento más característico y devastador que provocaría este deporte.

Los críticos insisten en que cualquier acuerdo debe incluir pagos a futuro en los casos de encefalopatía traumática crónica (CTE), una enfermedad degenerativa que se ha detectado post mórtem en decenas de ex jugadores.

“La CTE fue la pieza clave de la (demanda) original”, argumentó el abogado Steven F. Molo ante la corte federal del tercer circuito en materia de apelaciones. “Es un tema fundamental del caso. Se menciona en 14 ocasiones”.

El arreglo resolvería miles de demandas y brindaría cobertura a más de 20.000 jugadores retirados de la NFL durante los próximos 65 años. La liga estima que 6.000 ex jugadores, casi tres de cada 10, desarrollarán en algún momento el Mal de Alzheimer o una demencia moderada.

Esos ex deportistas podrían recibir en promedio 190.000 dólares. Sin embargo, la indemnización llegaría a varios millones de dólares en los casos más serios, que incluyen a adultos jóvenes con el Mal de Parkinson o con la Enfermedad de Lou Gehrig.

En su respuesta a las críticas, los principales negociadores del acuerdo dijeron que, con otras alternativas, los ex jugadores podrían quedarse sin un centavo de compensación, pues la NFL había presionado para que la corte desechara las quejas y para que el caso se dirimiera ante un juez de arbitraje. Además, las investigaciones científicas sobre la CTE se encuentran en sus albores. El padecimiento no puede diagnosticarse en personas vivas.

“La ciencia podría determinar que sólo pueden provocar CTE los golpes y conmociones que alguien recibió antes de cumplir 18 años”, ejemplificó el abogado Paul Clement, quien representa a la NFL.

La lista de ex jugadores que se han suicidado y a quienes se ha diagnosticado CTE incluyen a Mike Webster, center de Pittsburgh y miembro del Salón de la Fama; Junior Seau, de San Diego, seleccionado al Pro Bowl, y Ray Esterling, de Atlanta, mencionado como demandante en una querella que se interpuso en 2011, un año antes de que muriera.

Anita B. Brody, jueza federal de distrito, recomendó a las partes buscar una mediación y aprobó el arreglo en abril, después de convencer a la NFL de que no pusiera un límite de 765 millones de dólares al fondo, a fin de que éste no se agotara sin indemnizar a todos. El arreglo reserva también dinero para realizar análisis, establecer programas educativos y realizar investigaciones.

Algunos de los jugadores que objetan el acuerdo, aproximadamente 90, señalan que éste compensa sólo por algunos problemas neurológicos, y no por desórdenes depresivos o cambios en el estado de ánimo, posiblemente vinculados con las conmociones y con la CTE.

Ello llevó a que el juez de circuito Thomas M. Hardiman preguntara si el arreglo “debía ser afectado por cada pateador de goles de campo que se sintiera deprimido”.

Un panel de tres jueces emitiría su fallo a comienzos del año próximo.


Anuncio