Anuncio

Los Cowboys inician su participación en los playoffs con el objetivo de reverdecer glorias

Elliot (21) es el nuevo caballo de Dallas.

Elliot (21) es el nuevo caballo de Dallas.

(Ron Jenkins/AP)

Desde la década de los ‘90, los Cowboys de Dallas (13-3) no llegaban a los playoffs como equipo protagonista.

En aquélla época, “Los Trillizos” (Troy Aikman, Emmit Smith y Michael Irvin) lideraron al equipo de la estrella solitaria a tres victorias de Super Bowl. Ahora, tras registrar el mejor récord de la Conferencia Nacional de la NFL (NFC) en la temporada regular, un nuevo trio (Dez Bryant, Dak Prescott y Ezekiel Eliot) tiene la encomienda de devolver a los Cowboys a la cima.

Sus rivales en la Ronda Divisional de la postemporada serán los encendidos Packers de Green Bay (11-6). Los de la tierra del queso vienen de arrasar a los Giants de Nueva York 38-13 en la Ronda de Comodines. Con el triunfo, alargaron su racha ganadora a siete encuentros, la mejor de la conferencia en este momento.

Ante los Giants, el mariscal estelar de Green Bay, Aaron Rodgers, ligó su tercer partido con por lo menos 300 yardas lanzadas y cuatro touchdowns anotados. Pero a lo largo de este paso arrebatador, los Packers no se han medido a una ofensiva que est entre las mejores 10 de la NFL.

Contra Dallas, equipo con el que perdieron 30-16 en la Semana 6, ya no tendrán esta ventaja, pues los tejanos poseen el quinto ataque más poderoso, un puesto por debajo del de ellos.

Mientras que por aire los Cowboys cuentan con una extraordinaria dupla de quarterback-receptor con Prescott y Bryant, por tierra es donde se han hecho respetar más gracias al accionar de Elliot. Corriendo detrás una magnifica línea ofensiva, en la campaña regular el novato acumuló 1,631 yardas terrestres para liderar la liga.

Jugando de local, Dallas es el favorito para enfriar a Green Bay.

Duelo desequilibrado

Los Texans de Houston (10-7) llegan a su partido de la Ronda Divisional de la Conferencia Americana (AFC) contra los Patriots de Nueva Inglaterra (14-2) en el Gillette Stadium de Foxborough en calidad de víctimas.

Houston viene de doblegar 27-14 a los Raiders de Oakland en la Ronda de Comodín, pero parece que esta pudo ser su última victoria de la temporada.

En la Semana 3, los Texans fueron aplastados 27-0 por los Patriots, y cabe de mencionar que en ese choque no jugó el quarterback estrella Tom Brady, quien estaba cumpliendo con una suspensión de cuatro partidos. Cuando el futuro Salón de la Fama volvió a tomar las riendas del ataque de Nueva Inglaterra, emprendió una marcha avasalladora. Terminó la temporada regular con la mejor ratio de touchdowns e intercepciones de todos los mariscales de la liga (28 a 32).

En cuanto a efectividad en los playoffs, los números individuales de Brady rebasan a los de Houston como franquicia. Con 17 temporadas dentro de la NFL, Brady tiene una impresionante marca de 10-2 solo en juegos de esta etapa de la postemporada.

Desde que Houston entró a la liga en 2002 como equipo de expansión, solo ha disputado seis juegos de postemporada; tiene un record de 3-3 y jamás ha avanzado al Juego de Campeonato.

Ryan tendrá ocupada a la defensa de Seattle.

Ryan tendrá ocupada a la defensa de Seattle.

(Chuck Burton/AP)

Potencia área

En el Georgia Dome, los Falcons de Atlanta (11-5) tratarán de hacer lucir su inmenso poderío ofensivo ante la imponente unidad defensiva de los Seahawks de Seattle (11-5-1) en el otro juego divisional de la NFC.

Los Falcons ostentan el ataque mejor rankeado de la NFL y gran parte de este éxito se debe al quarterback Matt Ryan. Con 4,944 yardas lanzadas, 38 passes de touchdown y solo siete intercepciones, Ryan registró el mejor índice de pasador (117.1) en la temporada regular.

Los Seahawks, por su parte, que la semana pasada vencieron 26-6 a los Lions de Detriot, son la tercera mejor defensiva de la liga; tienen un promedio de solo un touchdown permitido por partido. Sin embargo, contra los Falcons y su juego aéreo de miedo, Seattle sumará su quinto cotejo sin poder contar con su bastión defensivo, el free safety Earl Thomas, debido a una fractura de pierna. De acuerdo con las estadísticas del portal Pro Football Focus, con Thomas en el campo, los ataques rivales solo tuvieron un índice pasador de 61.6 en intentos de por lo menos 20 yardas de distancia; sin él, tuvieron un índice de 112.

En la Semana 6, Atlanta se alzó con un triunfo de 26-24 sobre Seattle, y se espera que en esta nueva ocasión repita la dosis.

Mucho combustible

El choque entre los Chiefs de Kansas City (12-4) y los Steelers de Pittsburgh (12-5) luce como uno bastante atractivo debido a las armas ofensivas en ambos lados.

El novato Tyreek Hill fue el revulsivo que le dio otra dimensión al ataque de K.C. desde que emergió a la mitad de la campaña. Se desempeña como receptor, pero mostró ser una amenaza latente de touchdown en cada faceta de la ofensiva. Es el primer jugador en la historia de la NFL en anotar tres touchdowns por aire, por tierra y en despejes. A lado de Hill, el tight end Travis Kelce, el corredor Spencer Ware y el receptor Jeremy Maclin también representan peligro.

Pero los Steelers igualmente pueden regresarle el fuego a los Chiefs gracias a su monstruo ofensivo de tres cabezas (Ben Roethlisberger, Antonio Brown y Le’Veon Bell). Vienen de vencer 30-12 a los Dolphins de Miami, sin embargo “Big Ben” terminó lesionándose de un tobillo, por lo que viajará a Arrowhead Stadium algo disminuido.

Cuando Pittsburgh jugó ante los Chiefs en la Semana 4, Roethlisberger lanzó para 300 yardas con cinco touchdowns en un triunfo categórico de 43-14. Sin embargo, la defensiva de K. C. puede marcar la diferencia en esta ocasión y aprovecharse del estado físico del cuestionable veterano mariscal. En la temporada regular fueron la unidad que más robos de balón tuvo, con 33.


Anuncio