Anuncio
Share
Deportes

Los aficionados de Nueva Inglaterra silencian a la “Raider Nation” en el Azteca

(AP)

A diferencia de lo que muchos esperaban, los Raiders de Oakland jugaron de “visitantes” en casa.

A pesar de que oficialmente Oakland disputó el choque ante Nueva Inglaterra en el Estadio Azteca como local, el conjunto californiano padeció tener al público en su contra, toda vez que la mayoría de asistentes que acudieron al Coloso de Santa Úrsula se inclinaron por el equipo campeón de la NFL y su QB Tom Brady.

Cada avance de los “Malosos” recibía una fuerte rechifla por parte de los aficionados que llenaron hasta las lámparas el inmueble.

Escenario que cambiaba tan pronto Brady se ponía frente a los controles de la ofensiva de Nueva Inglaterra, ya que los aplausos y ovaciones acompañaban cada pase del cinco veces campeón del Super Bowl.

Pero la emoción se desbordó con los tres lanzamientos de anotación que Tom completó, ya que logró rendir a los aficionados quienes se le entregaron al grito de “Brady, Brady, Brady” ante el espectáculo de más de 300 yardas.

La apabullante victoria de los Pats sobre los Raiders fue mermando el ánimo de los “locales”, y aunque la anotación de Amari Cooper y la conversión de dos puntos de Michael Crabtree dieron una pequeña alegría a los Malosos mexicanos, el apabullante dominio mantuvo los festejos de los fanáticos de Nueva Inglaterra, equipo que por un par de horas tomó a México como sus extensión de su hogar.


Anuncio