Anuncio

Con el Super Bowl en la mira, Patriots, Steelers, Packers y Falcons definirán los títulos de conferencia

Aaron Rodgers buscará tener otra tarde heroica.

Aaron Rodgers buscará tener otra tarde heroica.

(Ron Jenkins/AP)

En lo que será un encuentro de pesos pesados, los Patriots de Nueva Inglaterra (15-2) se medirán a los Steelers de Pittsburgh (13-5) en el Gillette Stadium de Foxborough en el Juego de Campeonato de la Conferencia Americana (AFC) de la NFL.

Los Patriots intentarán llegar a segundo Super Bowl en tres años. Vienen de vencer con cierta facilidad a los Texans de Houston 36-16 en la Ronda Divisional. Sin embargo, no fue una de las mejores noches del quarterback Tom Brady. Tras solo lanzar dos intercepciones desde que regresó de una suspensión de cuatro partidos en la Semana 5, en la primera mitad contra Houston ya había igualado esta marca.

Pittsburgh entra el choque tras vencer 18-16 a los Chiefs de Kansas City en un partido en el que su monstruo ofensivo de tres cabezas (Ben Roethlisberger, Antonio Brown y Le’Veon Bell) estuvo dormido.
Todos sus puntos fueron producto del pateador Chris Boswell, que impuso una en marca en los playoffs de más goles de campos en un juego (6).

En la Semana 7, Nueva Inglaterra venció a Pittsburgh 27-16; sin embargo, en esa ocasión Roethlisberger no jugó debido a una rotura del menisco izquierdo, por lo que el domingo las cosas podrían ser distintas.

Jugando de local contra los Steelers, Brady ha probado ser una garantía, pues tiene un récord de 4-0 en lo que va de su carrera. Pero alguien que podría ayudarlo a marcar la diferencia en este cotejo es Dion Lewis.

El estelar corredor, que pasó la primera mitad de campaña recuperándose de un cirugía de rodilla, finalmente estalló contra los Texans, produciendo su mejor actuación en más de un año. Pese a que tuvo tres pérdidas de balón, anotó un touchdown por tierra, uno por aire y otro en un despeje para convertirse en el primer jugador en lograr esta hazaña en un cotejo de postemporada.

El homólogo de Lewis será Bell; el versátil corredor ha rebasado las 100 yardas terrestres en siete de los últimos ochos encuentros. ‘Big Ben’, por su parte, será el mejor mariscal que ha enfrentado la defensiva de Nueva Inglaterra esta temporada. El veterano de 13 campañas llega al partido con 4,240 yardas lanzadas y 31 touchdowns con una efectividad en pases completados del 64%.

Duelo de pistoleros

Cuando los Falcons de Atlanta (12-6) reciban a los Packers de Green Bay (12-6) en el Georgia Dome para el Juego de Campeonato de la Conferencia Nacional (NFC), hay una buena probabilidad de que se produzca un diluvio de puntos.

La última vez que se vieron las caras, en la Semana 8, los quarterbacks Aaron Rodgers de los Packers y Matt Ryan de los Falcons se combinaron para anotar siete touchdowns. Atlanta se llevó la victoria en esta ocasión, 33-32, con una anotación del receptor Mohamed Sanu en el último minuto de juego.

Sin duda, ambas escuadras poseen dos de las ofensivas más prolíficas de esta temporada. Durante la campaña regular, Atlanta fue el ataque más letal, con 504 puntos anotados. En los nueve partidos que ha disputado en casa ha promediado 35.1 puntos por encuentro. En la Ronda Divisional, los Falcons se impusieron 36-20 a los Seahawks de Seattle y su temible defensiva.

Los Packers no solo están gozando de una racha de ocho triunfos al hilo, sino que también llevan seis partidos consecutivos en los que han puesto por lo menos 30 puntos en la pizarra. Green Bay llega a este juego tras dejar en el camino a los Cowboys de Dallas, el equipo mejor sembrado de la NFC, gracias a un partido de infarto que se definió con dos goles de campo de Mason Crosby al final del choque.

Ryan, de los Falcons, está viviendo una temporada de ensueño como uno de los principales candidatos para el premio al Jugador Más Valioso. Ha lanzado 41 touchdowns hasta el momento con un promedio de 9.3 yardas conseguidas por pase completo. Con las 338 yardas que acumuló contra Seattle, el quarterback ligó su partido número 56 de por lo menos 200 yardas.

En cuanto a Rodgers, su desempeño durante esta racha impresionante de victorias de los Packers ha bordeado lo sublime. Su ratio de touchdowns e intercepciones es de 21 a 1.

Contra Dallas, su pase de 36 yardas para el ala cerrada Jared Cook en tercer down con solo 10 segundos restantes en reloj puso a los Packers en posición para conseguir el gol de campo del triunfo.

En el lado defensivo, no hay mucho que indique que Ryan y Rodgers tendrán algún problema para dejar volar el ovoide. Ambas unidades se encuentran entre las peores cinco de la NFL en cuanto a su defensa por aire.


Anuncio