Reporte

Muere histórico portero

Gordon Banks, el guardameta de la selección de Inglaterra que ganó la Copa del Mundo de 1966 y que también es recordado por realizar la que muchos consideran fue la mejor atajada en los Mundiales al tapar un cabezazo de Pelé en 1970, ha fallecido. Tenía 81 años. 

El club de futbol inglés Stoke, uno de los antiguos equipos de Banks, tuiteó una declaración de su familia sobre el deceso.

"Es con gran tristeza que anunciamos que Gordon falleció en paz", precisó la declaración en Twitter. "Estamos devastados por perderle, pero tenemos muchos recuerdos felices y no podríamos estar más orgullosos de él", agregó.

No se especificó la causa de la muerte.

Conocido por sus reflejos, Banks fue uno de los jugadores más idolatrados del fútbol inglés después de ganar el Mundial de 1966 en casa. Solo recibió un gol en cinco partidos antes de que Inglaterra derrotara a Alemania Occidental por 4-2 en la final en el Estadio de Wembley.

Banks es el cuarto miembro de la formación titular en morir, después del capitán Bobby Moore, Alan Ball y Ray Wilson.

"Gordon fue un guardameta fantástico y yo estaba orgulloso de llamarlo compañero de equipo", tuiteó Bobby Charlton, ex de la selección inglesa, en la cuenta del Manchester United. "Lo echaremos mucho de menos".

En la siguiente Copa Mundial, escenificada en México en 1970, Banks se lanzó a la derecha para detener un cabezazo picado de Pelé. 

La cuenta de Twitter de la selección de Inglaterra publicó un video de lo que a menudo se ha llamado la "atajada del siglo". 

"La cancha estaba dura, así que pensé que debía salir de mi raya", recordó Banks a la BBC en 2017. “Y mientras me arrojaba tuve que anticipar cuán alto iba a picar. Alcancé a manotear. La pelota me golpeó en la parte superior de la mano y parecía que iba a entrar por la parte superior de la red".

Sin embargo, Banks se las arregló para alcanzar a desviar con la mano derecha y la pelota pasó por encima del travesaño.

"Fue al caer al suelo cuando pude ver que el balón se fue desviado", dijo Banks. "Al principio pensé: 'Qué suerte tienes', pero luego me di cuenta de que fue algo especial".

Pelé recordó que ya estaba gritando "gol" cuando cabeceó el balón.

“Fue una jugada imposible”, dijo Pelé.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
47°