Anuncio
Share
Futbol

Tigres: campeones de costosas lágrimas

pumastig14dic

Ismael Sosa (d) en un avance de los Pumas en la final ante los Tigres.

El entrenador brasileño de los Tigres pateó zapatos, ropa, la butaca… porque en el último suspiro los Pumas, de furiosa reacción tras estar en la lona, alcanzaron el 4-4 global en tiempo extra y forzaron los penaltis.

En la ruleta rusa de los penaltis, los Pumas fallaron y dejaron el cetro del futbol mexicano a merced de los Tigres, que llegaron al choque definitivo por la corona con ventaja de 3-0 y no supieron liquidar en el tiempo regular.

Así que los Tigres, que debieron gastar 30 millones de dólares en 2015 en refuerzos para crecer en títulos a la par del fanatismo de sus seguidores, tragaron saliva y se mordieron los labios en cada arribo de los combativos Pumas, cuya nómina es mucho menor en precio a la del club del norte de México.

El plantel de los Pumas vale 29.2 millones de dólares; los Tigres están en 50.9 millones de dólares, de acuerdo al sitio web transfermarket.

Anuncio

Dos malos tiros en los penaltis de los Pumas, y los Tigres, que perdieron la final del Apertura 2014, acertaron y cantaron apenas su cuarto título del futbol mexicano en 48 años de historia.

Un cetro fraguado con 10 futbolistas extranjeros, liderados por el letal francés André Pierre Gignac, quien dejó el futbol europeo a cambio de la aventura de la liga mexicana y el cheque de 4 millones de dólares por año.

Y también, con elementos reclutados de otros equipos mexicanos, tras los raquíticos frutos de sus fuerzas básicas y la urgencia de títulos que los hiciera pensar en aspirar a algo más que ganarle el clásico al Monterrey, el acérrimo rival de la localidad.

Además de nutrirse del talento de los Pumas: ‘Tuca’ Ferretti terminó su carrera como futbolista como campeón con los Pumas, se hizo como estratega con los Pumas, y entre sus auxiliares tiene a Miguel Mejía Barón y Luis Flores, ambos de cuna universitaria y ex entrenadores de los Pumas.

Anuncio

Para los Pumas no hay derrotas heroicas ni caídas dignas. Se mostraron como el tradicional equipo combativo que es y como el cuadro súper líder que marcó el ritmo en el torneo .

El estratega Guillermo Vázquez exprimió a sus Pumas al máximo, con elementos que en otros equipos no quisieron y que ‘revivió’, pero los penaltis fueron la tumba a un regreso de alarido que pocas veces se ha visto en el futbol mexicano.


Anuncio