Pumas se juega la vida en el Clausura de México

Associated Press

Con el ánimo por los suelos tras caer en las semifinales de la Copa MX ante un equipo de la segunda división, Pumas no tiene otra opción que ganar el sábado de visita a Tigres para mantener vivas sus esperanzas de avanzar a la liguilla por el título del torneo Clausura mexicano.

Los universitarios sucumbieron ante los Bravos de Ciudad Juárez por 2-0 y se quedaron con ganas de disputar su primera final de Copa desde la temporada 1974-75, pero eso no fue todo.

Al final del encuentro, su técnico argentino Bruno Marioni se vio involucrado en una pelea con un aficionado en las tribunas del estadio Olímpico Benito Juárez, y podría ser sancionado por la Comisión Disciplinaria de la Federación Mexicana de Fútbol.

"El equipo no jugó la semifinal como la debió jugar con la intención y la actitud de Juárez, que fue el vencedor porque en todo momento mostró que quería pasar a la final y nosotros no lo hicimos", dijo Marioni, en su primer torneo con los universitarios. "Faltó la actitud y determinación que representan estos colores, Pumas históricamente tiene valores que se han representado de una forma muy diferente a lo que se mostró hoy dentro de la cancha".

Marioni asumió el puesto a finales de enero en relevo por David Patiño, quien había guiado a Pumas a las últimas dos liguillas, incluyendo las semifinales del torneo anterior.

Pumas tiene 13 puntos para situarse 14to en la clasificación. Quedan sólo cinco fechas en el calendario regular.

Sólo los ocho mejores equipos avanzan a la liguilla.

Tigres es la otra cara de la moneda. A media semana arrolló a Santos 3-0 en el choque de ida por las semifinales de la Liga de Campeones de la CONCACAF y en el Clausura marcha en el segundo puesto con sus 26 puntos.

En la liga, Tigres viene de caer la semana pasada ante un inspirado América, que a media semana goleó 4-0 a Tijuana en las semifinales de la Copa MX, y busca mantener su momento ascendente cuando enfrente a los Xolos.

Entre partidos de copa y liga, las Águilas tienen cinco triunfos consecutivos en los que han ganado por una pizarra combinada de 12-0.

Con 22 puntos, América se coloca en el cuarto puesto de la tabla.

"Después de perder con Necaxa tocamos fondo y no hablamos y dijimos que no podíamos regalar tantas cosas, los jugadores se encerraron y hablaron fuerte de lo que se dejó de hacer luego de ser campeones y cerraron filas, se mataron en cancha y ha surgido esta seguidilla", dijo el entrenador Miguel Herrera. "Lo importante es lo que hacen los muchachos y en su éxito nos arrastran a nosotros, ahora la idea es el 'doblete'".

América se coronó en diciembre pasado al vencer a Cruz Azul, que luego de un bache ahora tiene cinco partidos sin perder y procurará alargar esa racha cuando reciba el sábado al Querétaro.

Gracias a su repunte, la Máquina posee 19 puntos y es séptimo de la tabla.

Querétaro es penúltimo con apenas siete unidades.

También el sábado, Chivas intentará regresar a la senda del triunfo cuando reciba a Lobos en el debut de su entrenador interino Alberto Coyote, quien asumió por el paraguayo José Cardozo, cesado el domingo pasado.

El Guadalajara tiene cinco partidos en fila sin poder ganar, cuatro de esos derrotas y con 15 puntos se ubica undécimo, dos puestos por encima de Lobos, que tiene una unidad menos.

En otros encuentros de la 13ra fecha: Veracruz-Atlas, Puebla-Morelia, León-Necaxa, Toluca-Monterrey y Santos-Pachuca.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°