Anuncio
Share

Organización regaló boletos a afortunados chicos en Copa América

Organización regaló boletos a 30 chicos para juego de México en Pasadena.

Organización regaló boletos a 30 chicos para juego de México en Pasadena.

(Marco Bermudez / Handout)

El sueño de 30 chicos de ver a la selección mexicana en la Copa América Centenario se hizo realidad. El torneo internacional se está llevando a cabo en Estados Unidos por primera vez en su historia y es el mejor momento para las compañías que manejan el espectáculo en sacar provecho en las arcas de la boletería.

El precio del boleto más económico para el juego que se vivió entre México y Jamaica, oscilaba alrededor de $85 por persona, más el estacionamiento que estaba entre $40 (general) y $60 (preferencial).

Nicolás Díaz, un joven de 12 años, fue uno de los 30 afortunados en asistir al partido de su selección favorita gracias al patrocinio de Save the Dream, una organización que busca “promover y proteger los valores deportivos en los jóvenes a nivel global”.

“Mi equipo favorito es México, estaba muy contento cuando supe que iba a venir a verlos”, dijo un emocionado Díaz momentos antes de entrar al Rose Bowl. “Gracias a ellos pude venir. Sentí que iba a ser parte de esto y aquí estoy, se convirtió en realidad en venir a ver a México”.

La organización, que tiene sus cimientos en Catar, buscó regalar los boletos entre chicos de familias de bajos recursos que no pudieran costear los gastos para ver un partido en el estadio.

Marco Bermúdez fue uno de los encargados de coordinar a los equipos de futbol de Pasadena para que hagan parte de esa rifa de los boletos.

“Supe de una organización que estaba haciendo esto y me contacté con algunas personas para hacerlo posible”, contó Bermúdez a HOY Deportes. “Le preguntamos a los entrenadores de Pasadena que quienes querían participar e incluimos a los que querían traer a sus equipos. 100 niños llegaron a la clínica de Save the Dream y ellos nos dieron 30 boletos para rifarlos entre ellos”.

Según Bermúdez, una de las peticiones era que los jóvenes vivieran en Pasadena. “Los niños no tenían que ser latinos, aunque la mayoría que participaron lo fueron”.

La organización no tiene planes de volver a regalar boletos en esta Copa América, pero sí planea hacerlo en otros torneos a nivel mundial.


Anuncio