OPINIÓN: El día que descubrí por qué los rusos parece que siempre están enojados

OPINIÓN: El día que descubrí por qué los rusos parece que siempre están enojados

Cuando uno como mexicano piensa en la vida rusa, nos imaginamos toneladas de nieve que enfría los corazones de los habitantes de esta parte del mundo; pensamos en personas muy serias y con una expresión de irritación permanente; pero oh qué equivocados estamos, ya que ayer fue el día que descubrí por qué los rusos parece que siempre están enojados.

Con la llegada de la Copa Confederaciones de la FIFA, que sirve de ensayo antes del arranque del mundial del año próximo, miles de turistas extranjeros arribaron a euroasiáticas con la idea de divertirse y traer un poco de su cultura a esta parte del mundo. Pero lejos de encontrarse con una población completamente fría, se dieron cuenta que el pueblo ruso estaba ansioso de abrir sus puertas a los visitantes.

La idea de que siempre están enojados viene de que aquí solo hablan un idioma, el ruso; por lo que cuando te acercas a alguien y le intentas comunicar algo en español o en inglés, al no comprenderte, prefiere voltearte la cara por vergüenza. Y es esto precisamente la primera impresión que nos llevamos. En el aeropuerto de Moscú, justo a la llegada, me acerqué al mostrador de la aerolínea que me llevaría a Kazán, ahí intenté comunicarme en dos idiomas con la encargada quién solo dijo “nyet English” y volteó la cabeza para que ya no le hablara más.

Esto me enojó y frustró a la misma vez.

Pero conforme han avanzado los días de nuestra cobertura en Rusia, me he dado cuenta que los rusos no te voltean la cara por no querer platicar contigo, sino todo lo contrario: al solo hablar un único idioma se sienten mal por no poderse comunicar y para no pasar una vergüenza prefieren mejor ni siquiera intentarlo.

Y ya de una vez que esta barrera se elimina, me encontré que la población local es muy amigable y cálida. Que disfruta de explicarte de su cultura mientras busca que le entiendas algunas palabras en su idioma materno. A partir de aquí el habitante de las localidades más lejanas del planeta se transforma y se vuelve una persona sumamente acomedida, muy amable y genuinamente interesada en nosotros.

El futbol ha acercado al mundo a Rusia y a Rusia al mundo. La Copa Confederaciones solo será una probadita de lo que ofrecerá un pueblo que está ansioso de darse a conocer en el mundo entero.

Ayer fue el día que descubrí por qué los rusos parece que siempre están enojados. Hoy buscaré conocer por qué son tan unidos y amigables, incluso con aquellos que apenas vamos llegando.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
53°