Anuncio
Share
Futbol

Columnista: Naturalizados se ‘adueñan’ del futbol mexicano

pumasext

El argentino Ismael Sosa (i), el paraguayo Dante López, el mexicano Luis Fuentes (c), y los naturalizados Darío Verón y Daniel Ludueña (d), así son los actuales Pumas.

Con la selección de Prepa 7 de la UNAM (high school) enfrenté a Israel López (Prepa 5), que llegó a ser seleccionado nacional; después, en curso de mi carrera universitaria en el campus de la UNAM, era común encontrarte con futbolistas que también eran estudiantes, como el capitán de Pumas, Joaquín Beltrán, o el portero Alejandro ‘Pikolín’ Palacios…

Eso es fresca historia de la última década del siglo pasado… ver ahora a jugadores en el campus universitario es casi imposible.

La directiva de los Pumas de la UNAM prefiere jugadores foráneos, con el cobijo del reglamento y negocio de promotores, y dejó nulo espacio a su otrora respetada cantera.

Que pase en equipos como el América (con 11 jugadores foráneos) no sorprende, ¡¿pero en los Pumas?!

Anuncio

En el Clausura 2016, los Pumas, alguna vez proveedores de futbolistas mexicanos, se muestran como nunca lo habían hecho en 61 años de historia: con 10 jugadores no nacidos en México en su plantel.

En el debut ante Monterrey, los felinos alinearon a cinco naturalizados (Darío Verón, Fidel Martínez, Matías Britos, Daniel Ludueña y Dante López) y a tres extranjeros (Gerardo Alcoba –uruguayo-; Ismael Sosa –argentino; y Matias Vidangossy –chileno-).

… y aun no utilizan a los colombianos Francisco Meza y Luis Quiñones (ambos de 24 años

¿Negocio de promotores con directivos? ¿urgencia de buenos resultados? ¿simple uso del reglamento?

Anuncio

El caso es que los Pumas se apartaron de la tradición de formar y debutar talento mexicano, en una tendencia arraigada en el resto de equipos (a excepción del mexicanísimo Guadalajara).

Aún así, será raro el día que Pumas ponga a sus 10 foráneos de titulares, gracias al reglamento, pero que va contra la identidad que los caracterizó por más de medio siglo… así ellos son parte del ‘nuevo rostro’ del futbol mexicano.

¿Amor al país? Ojalá, pero no es la causa principal. Ejemplo: Mauro Boselli, goleador argentino del León, admitió que su directiva lo obligó a naturalizarse.

Para el actual certamen, seis nuevos naturalizados y extranjeros con su primera vez en México arman una legión de futbolistas foráneos (142).

No es nacionalismo extremo, pero el afectado puede ser el futbol mexicano y la dificultad para armar una selección nacional, pues el talento local no tiene espacio ante los naturalizados (que tienen los mismos derechos), aunque cortan espacios en el Tri, pues varios no son elegibles y no dan lugar al desarrollo de juveniles en sus respectivos equipos.

El tema causa preocupación en algunos equipos… pero solo en apariencia. La Asamblea de la Liga MX analizará la posibilidad de regular la cuota por equipo de futbolistas extranjeros (5) y naturalizados (hasta ahora, sin límite)... hasta el final del Clausura 2016.


Anuncio