Anuncio
Share

Opinión: La MLS necesita torneos cortos

La MLS tiene un torneo por varios momentos muy largo.
La MLS tiene un torneo por varios momentos muy largo.
(Marcio Jose Sanchez / AP)

Durante la reciente visita de Sepp Blatter a Canadá, donde se juega el Mundial Femenil Sub-20, el mandamás del futbol mundial mencionó que la MLS pronto adoptaría el calendario FIFA, que termina en el verano.

Actualmente la MLS comienza en marzo y termina en diciembre, con 34 jornadas, en las que cada equipo juega más de dos partidos con un rival de su conferencia, en un formato “muy americano”.

A pesar de las declaraciones de Blatter, el presidente de la liga Mark Abbott, dijo que la MLS no descartaba adoptar el calendario FIFA pero que no estaba en los planes cercanos, un discurso que el mismo comisionado Don Garber ha dado por años.

El problema principal de la MLS en adoptar un calendario FIFA es que varios de los estadios en Estados Unidos se utilizan para otros eventos, como conciertos, competencias deportivas como los Juegos Extremos, NFL, entre otras. Estos eventos generen entradas de dinero para ayudar a que estos estadios se mantengan o que obtengan ganancias, algo que no lograrían con los partidos de futbol solamente.

Otro problema es el clima, ya que aunque en Toronto, Salt Lake, Montreal y Boston no hayan problemas para jugar en el verano la temperaturas cambian radicalmente en diciembre, enero y febrero cuando estas ciudades están cubiertas en nieve.

Un impedimento adicional es que la MLS en el verano estaría compitiendo con el deporte rey en este país, el béisbol e inclusive, por televisión, con el balompié de otras ligas alrededor del mundo. Muchos acreditan el éxito de la liga en Estados Unidos a que no compite en su mayoría con los deportes más populares.

Lo que sí hay que descartar es el tema de descenso y ascenso. Los inversionistas de esta liga han gastado mucho dinero para que una franquicia se vaya a la segunda división y pierda su valor, algo que todos ellos han ganado con el sudor de su frente.

Lo que sí tendrían que cambiar, es que la liga debería adoptar el sistema de los torneos cortos. Una temporada de 34 jornadas, no es solamente monótona, sino que aburre ver al Galaxy o Chivas USA enfrentar tres veces a un mismo rival durante un torneo que parece nunca acabar.

No es lo mismo ir a un partido en el que sabes que tu equipo tiene que ganar para clasificar, que ir a uno en la jornada 13 en donde muchos de los aficionados no saben ni en qué lugar va el Galaxy en la tabla de posiciones.

Además, los torneos cortos traerían muchos enfrentamientos de vida o muerte y se crearía más historia en una liga que carece de eso: rivalidades históricas.

Los torneos cortos traerían más entrenadores en problemas (y despidos), más urgencia en resultados y menos frialdad entre sus aficionados.


Anuncio