Anuncio

Opinión: ¿Qué tan lejos está México de Croacia?

Javier Hernández (C)

Javier Hernández (C)

(EMMANUEL DUNAND / AFP/Getty Images)

Hace cuatro años en Recife, México derrotó con autoridad por 3-1 a Croacia y lo eliminó del Mundial de Brasil 2014 tras salir de la fase de grupos.

Esa tarde en el estadio Arena Pernambuco, muchos creían que México no iba a pasar de la fase de grupos debido a que el equipo croata tenía jugadores de la calidad. Pero México, a base de talento y actitud, pasó como una máquina sobre Croacia. En aquel partido que perdieron ante México en Brasil, el equipo europeo contó con Mario Mandzukic, Dejan Lovren, Iván Rakitic, Luka Modric e Iván Perisic. Todos ellos disputaron la semifinal ante Inglaterra el miércoles pasado en Moscú.

La cruda realidad es que cuatro años después, Croacia está disputando una final de la Copa del Mundo, mientras que México ligó su séptimo mundial en el que no puede avanzar de la fase de octavos de final.

¿Pero hay tanta diferencia entre México y Croacia?

Desde mi punto de vista, en talento, Croacia hoy está lejos de México, pero no siempre ha sido así. En mentalidad, los europeos han sido más certeros que el Tri en partidos grandes.

Para empezar, quiero dejar en claro que no estamos hablando de partidos de enfrentamientos directos. En ese departamento, México ha dominado a Croacia en las dos ocasiones que se han enfrentado en una Copa del Mundo. El Tri anteriormente también derrotó a Croacia en el Mundial de 2002 por la mínima diferencia y hasta el momento en partidos mundialistas le tienen “la medida” a los europeos.

Pero no estamos hablando de encuentros directos, sino de cómo un equipo que comenzó a jugar tras su independencia en 1990 ha logrado disputar una semifinal y una final de la Copa del Mundo en los últimos 20 años… Y México se ha estancado como un niño de primaria que no puede pasar de cuarto grado.

Quiero aclarar que lo logrado por Croacia se debe a una combinación de muchos factores, pero para aquellos que piensan que es “suerte”, hay que ver lo siguiente:

Croacia tiene a su número 10, Modric, jugando en el Real Madrid, mientras que Perisic lo hace en el Inter, Lovren en Liverpool, Sime Vrsaljko en el Atlético de Madrid, Rakitic en el Barcelona, Mandzukic en la Juventus. Seis jugadores en equipos de primer nivel, de elite europea.

No es por nada que destrozaron a Argentina 3-0 en la fase de grupos y tuvieron el carácter para eliminar al anfitrión Rusia, y mandar a llorar a un país con 144 millones de habitantes.

El talento es muy importante en una Copa del Mundo, quizá el aspecto más elemental para tener éxito. Croacia tiene jugadores de altísimo nivel, que son igual de claves al igual que un William o Neymar. Con jugadores de ese calibre, tienes más argumentos para avanzar.

Pero también tienen que ver mucho la mentalidad y la capacidad. Y para eso, remontémonos en el pasado. Recordemos que en 1998, Croacia llegó a semifinales eliminando a Alemania por 3-0, con un equipo liderado por Zvonimir Boban y Davor Suker. En la ronda anterior, México tuvo a sus pies a Alemania al estar 1-0 arriba en el marcador con 15 minutos por jugar. Luis Hernández, así como Jesús Arellano, perdieron oportunidades para matar a aquel equipo alemán, que luego se levantó y los venció por 2-1 en octavos de final.

Si vemos el equipo aquel de México y el de Croacia, no había una diferencia de talento muy grande, pero sí en la mentalidad de los croatas, quienes no desaprovecharon la disfuncionalidad de los germanos y los golearon en la siguiente ronda.

A diferencia de México, que tuvo ante Suecia la oportunidad de llegar a nueve puntos y enfrentar a Suiza en San Petersburgo, Croacia sí logró sus nueve puntos. Mientras Croacia goleó con autoridad a Argentina, tampoco tuvo complejos para vencer a Nigeria e Islandia, para avanzar con paso perfecto en Rusia 2018. Sin emborracharse de victoria, Croacia luego despachó a Dinamarca por la vía de los penales en probablemente uno de los partidos que fueron menos vistos, hasta que luego venció a Rusia por la misma vía y muchos comenzaron a prestarle más atención a los croatas. La frialdad para definir desde el punto de penalti es otra cosa que les ha fallado a los mexicanos en su momento.

Claro, el papel de los entrenadores también juega, pues no por tener jugadores de primer nivel ya es seguro que llegarás a las últimas instancias del torneo, sino pregúntele a España, Argentina y Alemania. Pero desde luego que para tener éxito en el Mundial tienes que existir química en el equipo dentro de la cancha, pero sobre todo, mentalidad y hambre de triunfo.

El conjunto croata, al momento de estar abajo ante Inglaterra en semifinales, cualquier equipo “chico” se hubiese resignado a su destino y hubiera decidido “vender cara la derrota” y aceptar el fracaso. Pero este equipo de Croacia peleó con orgullo y honor, fue por el empate, y cuando Persivic anotó el tanto de la igualada, olió sangre y mató. Ese instinto asesino que tiene Croacia, la mentalidad y la paciencia han logrado combinarse en el momento preciso, de forma increíble en “un equipo chico”.

A diferencia de México y de otras selecciones que han estado creciendo a paso lento (extremadamente lento), Croacia es de aquellos equipos que mientras otros equipos lo piensan, ellos lo hacen, sin pensarlo dos veces.


Anuncio